Las instalaciones de Río de Janeiro que albergaron el mundial de Brasil 2014 y las Olimpiadas y Paralímpicos de Río 2016 se encuentran en completo abandono luego de su uso. Algunas de las instalaciones han sido saqueadas como el caso de los asientos del mítico estadio del Maracaná, que es una sombra de lo alguna vez fue.

Mucho se habló de parte de los organizadores sobre el legado que estas instalaciones dejarían a las próximas generaciones y que beneficiarían a la ciudad de Río de Janeiro y a su país. Esto es lo que les dejan.