Tres meses después que los dirigentes q’eqchi’ y representantes de las 11 comunidades de Santa María Cahabón, Alta Verapaz, llegaran a la Corte de Constitucionalidad (CC) solicitando una audiencia que no fue concedida, el grupo de comunitarios volvió a la Corte para solicitar se les atienda.

Los pobladores temen que las hidroeléctricas Oxec detengan sus labores por un amparo presentado para el cierre de estos proyectos, lo que afectaría a las poblaciones que hoy se benefician con empleo y desarrollo social.

Según José Chun, líder de la comunidad La Escopeta, el cierre de las hidroeléctricas afectaría a 600 trabajadores que laboran como albañiles, operadores de máquinas y otras funciones. Además, dice que son seis mil habitantes entre las 11 comunidades que saldrían afectados, ya que no recibirían los beneficios actuales.

Entre las ventajas se encuentra el empleo que genera, la donación de útiles y material educativo y suministros de medicina. Además del progreso económico de estas comunidades, ya que es poca o nula la presencia del Esetado en ese lugar.

Además, los afectados señalan que Bernardo Caal, quien presentó el recurso contra las hidroeléctricas, “miente” y no es un dirigente reconocido por estas comunidades, además que es cuestionado por otros problemas legales.

Caal laboró como maestro en el magisterio nacional, pero fue destituido por no presentarse a sus labores durante un año, supuestamente por dedicarse al sindicato, instancia en la cual también enfrenta problemas personales y legales con Joviel Acevedo, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Educación de Guatemala.

Las comunidades circunvecinas que podrían ser afectadas con el cierre de las hidroeléctricas son: La Escopeta, Pulisibec, Tres Cruces, Sepoc, Secatalcab, Pequixul, Sacta, Sacta Sector 8, Chacalte, Seasir y Salac.

Los dirigentes indican que el Ministerio de Energía y Minas sí les consultó para que las hidroeléctricas funcionaran, pero en la Corte de Constitucionalidad no se les ha escuchado ni tomado en cuenta para que planteen sus razones para que el proyecto siga en el lugar.