Con gran entusiamo, las organizaciones que integran Únete para Salvar Niños con Cáncer: Pollo Campero, Pepsi, Banco G&T Continental y Tigo, entregaron a la Fundación AYUVI el total de lo recaudado en la 16a. edición de la Gran Rifa Únete. El monto recaudado sumó Q40 millones 075,640, una cifra que demuestra la solidaridad y compromiso del país con los niños y niñas diagnosticados con cáncer.

“En nombre de cada familia que ingresa en nuestras instalaciones buscando una respuesta, queremos decirle a toda Guatemala un enorme ¡muchas gracias! Su solidaridad y apoyo a esta causa quedan claros una vez más, un año más, en esta labor que es permanente, ya que cada año identificamos nuevos casos. Gracias a cada persona que compró un ticket, por permitirnos seguir luchando para cambiar historias”,  expresó Ana Lucrecia Montes, Presidenta de la Junta Directiva de la Fundación AYUVI.

En el evento se hicieron públicos los números ganadores, cuyos premios fueron una casa de dos niveles en Condominio Paseo de Arrazola, 1 Toyota Corolla Sedán y un picop Toyota Hilux. Se compartirán además, el 17 de febrero en medios de comunicación y redes sociales.

Llevan esperanza al occidente

El año pasado, Fundación AYUVI, junto con las cuatro empresas que integran Únete, anunciaron el inicio de la construcción de una clínica en Quetzaltenango, con el objetivo de desconcentrar toda la atención en la UNOP y acercar los servicios al occidente del país, región de donde proviene un tercio de los casos que anualmente se diagnostican con cáncer.

La buena noticia es que esta clínica, construida y equipada recientemente, está lista para iniciar operaciones. Su desarrollo tomó un año y se realizó en un terreno de 3,604.38 mts² ubicado en la Diagonal 15, 7-33, zona 5, Colonia Las Rosas, Quetzaltenango, justo en la salida hacia Cantel.

Estas nuevas instalaciones, de 1,655 mts² de construcción, están integradas por: área de recepción, enfermería, clínicas (pediátricas y oncológicas), quimioterapia ambulatoria y recuperación, farmacia, sanitarios para pacientes, bodegas, oficinas y sala de reuniones, área de mantenimiento, parqueo y garita de vigilancia.

Preparados para atender

AYUVI Occidente tiene capacidad para atender a pacientes de esta región con servicios de consulta externa como: quimioterapia ambulatoria, tratamiento y complicaciones leves, seguimiento a pacientes y diagnóstico.

“Este es un sueño hecho realidad. Es la plataforma que nos permitirá acercar el servicio a un tercio de la población con cáncer atendida actualmente en la UNOP. Nuestros niños tendrán mucho más cerca sus quimioterapias y se evitarán viajes de largas horas a la ciudad para ser atendidos”, comenta Montes.

Se estima que en su primera fase, la nueva clínica AYUVI Occidente atenderá diariamente a unos 30 pacientes y un promedio de 7,100 actos médicos podrán realizarse anualmente en sus instalaciones. Un equipo médico especializado en el tratamiento de cancér pediátrico está listo para atender en este centro y está integrado por una pediatra oncóloga, una trabajadora social, un químico biólogo, un químico y un técnico farmacéuticos, dos enfermeras, personal de intendencia y mantenimiento.

Para su construcción y equipamiento se contó con gran apoyo de varias organizaciones, ya que requirió de una importante inversión, desglosada de la siguiente manera:

  • Q10.5 millones de fondos entregados a Fundación AYUVI por los socios Únete
  • El Club Rotario de Quetzaltenango donó el terreno, valorado en Q2 millones
  • Cementos Progreso donó Q1 millón en cemento y materiales
  • El equipamiento, valorado en Q1 millón, fue posible por Montana Exploradora y el Club Rotario Guatemala del Este, quienes organizaron la Feria Alimentaria para captar estos fondos

Más de 19 años salvando vidas

AYUVI nace con el objetivo de dar esperanza a los niños y niñas con cáncer y sus familias, pues no existían instituciones especializadas que les atendieran, o bien, el personal y equipo necesarios para diagnosticarlos.

Además del procedimiento oncológico, la fundación ofrece a sus pacientes apoyo espiritual, nutritivo y psicológico. Brinda medicina paliativa, alimentación, transporte y otros servicios a los niños que están en tratamiento y a sus familias, en su gran mayoría, de escasos recursos.

Cada paciente que es diagnosticado con cáncer, inicia un largo proceso de unos ocho años, tres de tratamiento y cinco de revisiones periódicas. En promedio un tratamiento completo tiene un costo de Q450 mil, y si hay reincidencia, el proceso reinicia.