Madrid, España | AFP |

El Real Madrid se aseguró continuar matemáticamente como líder de la Liga española al término de la 23ª jornada, tras imponerse por 2-0 al Espanyol (9º) en su compromiso de este sábado en el Santiago Bernabeu, en el que reapareció Gareth Bale marcando además el segundo gol, después de tres meses de baja por lesión.

El equipo ‘merengue’ seguirá con 3 puntos de ventaja sobre el Sevilla, que se colocó provisionalmente segundo tras vencer en el último partido del día al Eibar (7º) por 2-0. El Barcelona queda ahora relegado al tercer puesto, a 4 puntos del Real Madrid y a uno del Sevilla, antes de su partido en casa el domingo contra el Leganés (17º), con lo que puede recuperar el segundo lugar.

Una vez termine esta jornada, el Real Madrid tendrá además dos partidos disputados menos que sus principales perseguidores, con lo que la situación empieza a ponerse muy favorable en la carrera por el título para los hombres de Zinedine Zidane.

“El equipo trabaja bien, tenemos buen ambiente y los jugadores son muy buenos, que es lo más importante, pero todavía no hemos ganado (esta Liga)”, afirmó el técnico francés.

Récord madridista

El equipo blanco, que venía de derrotar 3-1 al Nápoles el miércoles en la ida de octavos de la Liga de Campeones, empezó a encarrilar su partido contra el Espanyol con un tanto de Álvaro Morata en el minuto 33.

Bale comenzó como suplente y entró en el partido en el minuto 71, en lugar de Morata. El gol de la estrella galesa llegó en el 83, para certificar el triunfo.

No jugaba desde noviembre, tras ser operado por una luxación en el tobillo derecho, que había sufrido ante el Sporting de Lisboa en la Liga de Campeones.

“Voy a necesitar unas semanas para estar al 100%. Vamos partido a partido”, declaró Bale tras su esperado regreso.

La victoria de este sábado permitió además batir otro récord de la historia del club, el de partidos consecutivos marcando, cuya cuenta eleva ahora a 42, desde su 0-0 ante el Mánchester City en la ida de semifinales de la pasada Champions.

El primero tanto ante el Espanyol lo firmó Morata (33), que cabeceó a la red, adelántandose en el salto a David López, un centro de Francisco Alarcón ‘Isco’.

En la segunda parte lo principal fue la entrada en el partido de Bale y su gol para el 2-0 definitivo, en el 83, culminando con éxito un contragolpe de su equipo, tras recibir un pase en largo de Isco.

Por su parte, el Sevilla (2º) de Jorge Sampaoli cumplió con un 2-0 sobre el Eibar (7º), gracias a los tantos de Pablo Sarabia (30) y Vitolo Machín (90+1), y se puso segundo a la espera del partido del Barça el domingo. Los andaluces pudieron seguir el ritmo impuesto por el Real Madrid unas horas antes.

Huracán Kevin

En el primer partido del sábado, el Atlético de Madrid (4º) aseguró por su parte su cuarta plaza y con ello su lugar en la zona de Liga de Campeones, al ganar 4 a 1 en Gijón, con un triplete en la recta final (80, 81 y 85) del francés Kevin Gameiro, para resolver ante un Sporting (18º) que sigue en puestos de descenso.

Fue el triplete más rápido de la historia del Atlético en la Liga, en un margen de 4 minutos y 45 segundos. Fue el jugador que consiguió tres goles en un margen de menos tiempo en el campeonato español desde el brasileño Bebeto para el Deportivo de La Coruña en 1995.

El Atlético se distancia por el momento con 4 puntos más que la Real Sociedad (5ª), que recibirá el domingo a un rival directo, el Villarreal (6º).

Los ‘colchoneros’ refuerzan además su confianza antes del partido del miércoles en Leverkusen, en la ida de los octavos de Champions.

En el otro partido del día en la Liga, el Alavés (11º) venció 1-0 y complicó al Deportivo La Coruña (16º), gracias a un penal transformado por Manu García (68).