NOTA DE REDACCIÓN: La investigación de la revista en línea Plan V de Ecuador llega en las vísperas de las elecciones presidenciales de aquel país que se celebrarán este domingo 19 de febrero. El reportaje involucra al expresidente Otto Pérez Molina, quien a pedido de su homólogo Rafael Correa, influyó en la libertad de la tripulación de una narcoavioneta con el pretexto de “desconocimiento de lo que iba en el equipaje”.  Aquí publicamos la investigación íntegra.
                                      *              *               *            *           *            *           *            *           *             *
El ex presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, hoy acusado de asociación ilícita y de un caso especial de defraudación aduanera, aseguró que —mientras fue presidente de la república— recibió un pedido de Correa en el 2012 para liberar ecuatorianos presos por narcotráfico. Se trata de una avioneta que salió de Manta y fue capturada en Guatemala. La droga hallada en 16 maletas fue valorada por las autoridades en unos 5 millones de dólares.
17 de febrero del 2017
AGENCIA DE NOTICIAS INVESTIGATIVAS

Todos los días se producen casos de captura de droga y ecuatorianos acusados de narcotráfico. Muchos de ellos en Guatemala o frente a sus costas. Sin ir más lejos este 2017, se inició con la captura de 683 kilos. O en febrero de 2016, cuando la prensa informa acerca de varios pescadores manabitas capturados en el país centroamericano.

De hecho se habla que existen más de 50 pescadores ecuatorianos en cárceles de EE.UU. y las cifras oficiales del Ministerio de Justicia mencionan que, hasta el 2011, al menos 1.828 ecuatorianos permanecían en cárceles de otros países, de ellos, unos 1.448 en cárceles de España, otros 150 en Estados Unidos y alrededor de 50 en Colombia.

No obstante, hubo un caso de narcotráfico que tuvo tanta relevancia que movilizó a toda la estructura del Estado ecuatoriano, con el presidente Rafael Correa a la cabeza. ¿Qué tuvo de especial la captura de un vuelo charter de la empresa ecuatoriana de Servicios Aéreos Ejecutivos (Saereo) encontrada con 405 kilos de cocaína en el hangar L-16 del aeropuerto La Aurora, en ciudad de Guatemala? Es un misterio, cuyas piezas recién se pueden comenzar a armar.

Pese a que el presidente Correa se pronuncia pública y vehementemente por la inocencia de los ecuatorianos presos en Guatemala no se conocía —sino hasta ahora— qué alcance tuvo esa intervención al más alto nivel. Durante un receso del juicio que el ex presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina —en ese entonces en funciones— libra por asociación ilícita y caso especial de defraudación aduanera, dio unas reveladoras declaraciones.

Según Pérez Molina, cuando el mandatario ecuatoriano lo visitó en la cárcel, este le habría pedido que lo haga junto con sus abogados también, para analizar su caso y las supuestas violaciones que asegura que se han cometido en su proceso. El ex mandatario guatemalteco resaltó también la relación de amistad que lo une a su homólogo ecuatoriano y aseguró que en el 2012 recibió una llamada: “El presidente Correa incluso me habló porque habían detenido aquí unos ecuatorianos que eran la tripulación de un avión en donde se encontró unas maletas con droga. Fue un incidente en el que el presidente Correa intervino velando por la seguridad y el bienestar de los ecuatorianos. Porque la tripulación venía, pues, como tripulación y eso no quería decir que estuvieran involucrados en el transporte que estaban haciendo de droga, y ellos estaban velando por los derechos de ellos. Y efectivamente ellos salieron libres posteriormente”.

Así es: en el caso de la narcoavioneta, las gestiones realizadas por el primer mandatario ecuatoriano rindieron sus frutos y el 9 de febrero de 2013, los cinco imputados fueron liberados luego de permanecer casi seis meses en prisión y dos días más tarde retornaron al Ecuador.

Meses después, el Ministerio Público de Guatemala de ese país seguía convencido de lo contrario y  en abril del 2013 denunció en un recurso de casación presentado para anular la sentencia de sobreseimiento, que era prácticamente imposible que la tripulación no conociera de la carga de droga en el equipaje de los pasajeros. Además, tanto en la apelación presentada en meses anteriores como en el recurso de casación, dicha entidad denunció varias irregularidades como violaciones al debido proceso y a varios artículos de la Constitución y el Código Penal de ese país.

Si se observan las pocas fotografías que se pueden encontrar del cargamento, no queda duda de que no era muy normal y que debía haber llamado la atención de la tripulación. Así fue, uno de los tripulantes implicados (quién pidió reserva) señaló que sí notaron algo raro con las maletas y pidieron que la Policía haga una segunda revisión de un equipaje repleto de ladrillos de cocaína. Los resultados  de la segunda inspección policial fueron negativos.

Las interrogantes se acumulan. El presidente Rafael Correa, en el Enlace 298 del 24 de noviembre de 2012, declaró la inocencia de todos los implicados, incluidos los guatemaltecos, sin que en ese momento se concluyeran las investigaciones policiales y menos se entablara juicio alguno: “Hay otro caso muy grave de ecuatorianos presos en el extranjero. He llamado la atención muy fuertemente a Cancillería, porque esto es lo principal. Si hay que parar el país por esto, hay que pararlo. Ecuatorianos injustamente presos en Guatemala. En el mes de agosto (del 2012), a un avión de SAEREO, charteado, le pusieron droga. Se puso en prisión a los pasajeros que también parece que es gente inocente, fueron engañados, creo que son unos mexicanos que venían a un curso de capacitación y al regreso les pusieron droga en la maleta, pero también está presa la tripulación ecuatoriana”.

La droga hallada en 16 maletas fue valorada por las autoridades en unos 5 millones de dólares.

Cinco tripulantes ecuatorianos y siete pasajeros guatemaltecos fueron detenidos y procesados en ese país por el delito de tráfico internacional de drogas, en calidad de autores. No hubo ningún mexicano implicado. La nave habría sido charteada por empresarios guatemaltecos para transportar a siete personas que supuestamente venían a una capacitación de tres días en Ecuador.

El Ministerio Público de Guatemala planteó una acusación en contra de los imputados Eunice Cerón, piloto; Wladimir Rosero, copiloto; Luis Nachimba, mecánico; José Robalino, técnico de vuelo y María Judith Granizo, azafata.

Según la entidad, los tripulantes del avión proveniente de la ciudad de Manta, con escala en Costa Rica y destino final Guatemala, trasladaron a pasajeros guatemaltecos y maletines cuyo contenido total eran 405 paquetes rectangulares que dieron positivo en el test para cocaína. Según un documento legal, dicho ministerio asegura que “la tripulación tenía el conocimiento y dominio de las maletas que habían sido puestas en el avión y que juntamente con los pasajeros simularon que estos maletines pertenecían a estos últimos, quienes simulaban ser trabajadores de la entidad Montesol”.

No obstante, pese al llamamiento a juicio interpuesto por el Ministerio Público, los implicados de nacionalidad ecuatoriana fueron sobreseídos por falta de pruebas el 27 de diciembre por el Juzgado Séptimo de Primera Instancia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente, durante la  audiencia intermedia en la que se cierra el proceso. En esa misma instancia judicial, se abrió juicio en contra de los guatemaltecos involucrados. El Ministerio Público apeló el dictamen, pero fue denegado.