La importancia de que el guatemalteco se organice y se convierta en una fuerza en contra de la delincuencia.

Guatemala tiene un sistema Judicial en trapos de cucaracha lo que obligó a que pidiera ayuda a la ONU para que le mandarán un apoyo que en su momento se llamó MINUGUA y hoy se lama CICIG.

Esta petición fue hecha porque se veía que las fuerzas policiales, las fuerzas investigativas  del MP y los diferentes juzgados habían sido rebasados en su capacidad y las sentencias eran menor a un 5%; había una ley a la carta, que aún existe, en donde dependiendo del dinero o coima que se pagaba así era el tipo de resolución de la justicia, si alguien robaba una gallina o un diezmo de una iglesia iba por años a la cárcel mientras que quien robaba millones salía libremente. Esto se viene viendo desde hace años y aún con la presencia de CICIG sigue habiendo impunidad y violencia.

Actualmente se cree que ya somos 17 millones de guatemaltecos y es por eso que quieren hacer un censo y esta velocidad en la tasa de natalidad del guatemalteco sumado a las pocas oportunidades de trabajo ha producido una escalada de violencia en donde mueren a diario guatemaltecos de diferentes sectores.
Aproximadamente 200,000 jóvenes recién graduados buscan empleo cada año y solo un 10% lo encuentra en el sector formal, el 90% restante se va a la informalidad o a la delincuencia desgraciadamente.

Los asentamientos ilegales cada día son más teniendo un claro ejemplo en el asentamiento al final del Bulevar Sur de San Cristóbal en la bajada hacia Villa Lobos, en donde según el vox populi salen delincuentes a extorsionar, robar y asaltar en él área Sur de San Cristóbal.

Mismo caso en Ciudad Peronia en donde la gente ya harta de tanta extorsión  y violencia ha creado una fuerza civil para contrarrestar a tanto marero y delincuente.
En la zona 10 la Asociación de Vecinos vigila constantemente las calles y acaba de colocar 150 cámaras de vigilancia.

En Chinautla se sectorizó por cuadras para contrarrestar la delincuencia. En Totonicapán y Sacatepéquez hay fuerzas civiles vigilando contra la delincuencia.
Todo lo anterior significa que la delincuencia ha rebasado la capacidad de la policía más ahora que ya no está en conjunto con el ejército, por lo que la gente ha decidido armarse, organizarse y crear estrategias para combatir la delincuencia, proteger a la familia y los bienes de las personas. El Ministerio De Gobernación y las Municipalidades pueden reconocer legalmente la personería  jurídica de estas organizaciones, la cual las hace legales y que vienen a ser una ayuda a las autoridades que ya no pueden contra la delincuencia.

No es posible que en un día maten a 5 taxistas o asesinen a dos niños de 10 y 11 años por quienes se pedía un millón de quetzales de rescate, o una bala asesina cegue la vida de un bebé de 2 meses.
Ya basta.

Este es el momento en que Guatemala llama a sus mejores hijos a no tener miedo, a organizarse  legalmente y prepararse valiente e inteligentemente a combatir a los cobardes delincuentes, motocacos y extorsionistas a través de una metodología de defensa civil. Constantemente se lee en las redes sociales sobre múltiples asaltos, secuestros, extorsiones y otros hechos delictivos y la gente se pregunta: “¿hasta cuándo?”
¿Qué podemos hacer? ¡Ya no más!

Estas preguntas y exclamaciones los que buscan es una respuesta de unidad y organización alguien que diga juntémonos, organicémonos y defendámonos.
Así que guatemalteco ármate de valor y organízate antes que sea muy tarde

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo