Quito, Ecuador | AFP |

Cerca de 43.600 mesas electorales se abrieron hacia las 07H00 locales (12H00 GMT) del domingo en Ecuador para recibir el sufragio de 12,8 millones de electores que designarán al nuevo presidente para el período 2017-2021.

En los comicios, que concluirán diez horas después, también serán elegidos un vicepresidente, 137 miembros de la unicameral Asamblea Nacional y cinco parlamentarios andinos.

Además, en una consulta popular simultánea, los ecuatorianos deberán responder Sí o No a una iniciativa del mandatario socialista Rafael Correa para prohibir a los políticos tener capitales en paraísos fiscales, so pena de ser destituidos si están desempeñando cargos públicos.

Las elecciones empezaron con un acto previo en Quito, celebrado en un museo militar ubicado en las faldas del volcán Pichincha, en el que participaron Correa, autoridades electorales y observadores internacionales.

El presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Ecuador, Juan Pablo Pozo, dio por inaugurados los comicios, descartando la posibilidad de un fraude denunciado por sectores de oposición.

“Demos un ejemplo al mundo y sigamos por la vía democrática impulsando procesos electorales que sean verdaderos procesos pacificadores”, manifestó.

Correa, en el poder desde enero de 2007, por motivos personales desistió de participar en las elecciones, para las que el candidato oficialista Lenín Moreno es el favorito según encuestas privadas.

Ninguno de los ocho aspirantes presidenciales se perfila en las encuestas para ganar en primera vuelta, para lo que se necesita un 40% de los sufragios válidos y 10 puntos de ventaja frente al segundo más votado.

Moreno lidera la carrera (32,3% de la intención de voto), seguido de dos conservadores: el exbanquero Guillermo Lasso (21,5%) y la exdiputada Cynthia Viteri (14%). Más rezagado aparece el socialdemócrata exalcalde de Quito, Paco Moncayo (7,7%).

Correa llama a respetar resultados

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, llamó a aceptar los resultados de las elecciones del domingo en su país, en las que el oficialismo es el favorito, y sostuvo que no habrá segunda vuelta presidencial.

“Se quiere hacer todo un marco de que va a haber segunda vuelta; las encuestas dicen claramente lo contrario”, manifestó Correa, quien desistió por motivos personales de aspirar a la reelección.

El presidente Rafael Correa emite su voto en las urnas

El mandatario socialista, en el poder desde 2007, agregó: “Esperemos los resultados y, con todo espíritu democrático, aceptemos la voluntad del pueblo ecuatoriano expresada en las urnas”.

El candidato oficialista Lenín Moreno es el favorito para los comicios, según encuestas privadas.

Moreno, exvicepresidente entre 2007 y 2013, lidera la carrera (32,3% de la intención de voto), seguido por el exbanquero Guillermo Lasso (21,5%) y la exdiputada Cynthia Viteri (14%), ambos de derecha y de oposición. Más rezagado aparece el socialdemócrata exalcalde de Quito, Paco Moncayo (7,7%).

Para ganar en primera vuelta se necesita 40% de los sufragios válidos y 10 puntos de ventaja sobre el segundo.

Tras sufragar en una escuela de niños del norte de Quito, Correa también señaló a la prensa que con Moreno en el poder habrá “el mismo rumbo con un liderazgo diferente, que yo creo que a la final es muy deseable para el país”.

Apuntó que se dedicará a “quehaceres domésticos” una vez que entregue el mando, el 24 de mayo próximo.

Correa añadió que entregará el país con una economía “recuperada, estabilizada”.

Ecuador, cuya economía está dolarizada desde marzo de 2000, debió afrontar en los dos últimos años dificultades por la caída del precio del petróleo, principal rubro de exportación, la apreciación de la moneda estadounidense y millonarias pérdidas por el letal terremoto que lo golpeó en abril pasado, entre otras cosas.