El pollo, tan consumido para muchos,  es fácil de preparar y  esperado en la mesa de  forma variada.

El pollo es una carne blanca, de sabor suave, con un nivel bajo de grasa. Es por consiguiente, una excelente fuente de proteínas, de vitaminas del complejo B. Asimismo, es considerado una opción saludable, pero debe tomar en cuenta que su piel es rica en grasas, por lo que simplemente retire y evite su consumo. Las pechugas sin piel contienen muy poca grasa y sus menudos son excelentes fuentes de vitamina A y vitamina B12

La selección del pollo como cualquier ingrediente en la cocina es relevante. De manera que prefiera los que son de calidad, con poca grasa y repartida de una forma pareja, perfectamente desplumados,  sin heridas y sin manchas.

Para preparar el pollo, se trocea  y  corta en piezas, ya sea en mitades, cuartos u octavos, respetando las coyunturas de las articulaciones y es así como las piezas reciben los nombres de pechuga, ala, muslo o pierna.

Al cocinar el pollo, siempre elija en primer lugar los métodos   que requieran poca grasa como el horneado o a la parrilla. El pollo es tan versátil y  toma sabor con pocos ingredientes  como jugo de naranja o limón y especias: tomillo, albahaca, perejil, curry, pimentón, azafrán o comino, entre otros.

Cuando hornee el pollo, marine con jugo de cítricos, condimente, colóquelo con la pechuga hacia abajo sobre una cama de rodajas de papa o zanahoria y cebolla. Finalmente dele vuelta, permita que dore y al estar listo, deje reposar unos minutos y proceda a cortarlo. De esta manera retendrá de mejor manera sus jugos.

Finalmente, tome en consideración, que la carne que proviene de las aves, está propensa a ser contaminada por la bacteria de la salmonella; aunque siguiendo algunas  normas elementales, podrá consumirse sin problema alguno. Debe mantenerse siempre refrigerado para evitar romper la cadena fría y  cocinarse perfectamente a una temperatura interna de 165ªF, la cual podrá ser comprobada por medio de un termómetro.  Siempre deberá lavarse perfectamente las manos antes y después de haber manipulado el pollo, al igual que la tabla de cortar, cuchillo y lugar de trabajo.

En esta oportunidad, les comparto una receta de pollo al limón:

 

Ingredientes

¾ taza jugo limón

1 cucharadita orégano

2 dientes ajo

1 rama perejil

½ taza aceite oliva

Sal y pimienta al gusto

6 piernas de pollo

2 cucharadas aceite

¼ taza vino blanco

 

Preparación

En un bol, mezcle lo siguiente: jugo de limón, orégano, ajo, perejil, aceite oliva, sal y pimienta.

Cubra las piezas de pollo con la marinada y deje en refrigeración por 30 minutos.

Escurra y fría el pollo en aceite caliente.

Rectifique la sazón.

Agregue la marinada y vino blanco.