La violencia en los estadios vuelve a ser protagonista de un partido de futbol, en esta ocasión se originó en México durante el partido entre el Veracruz y Tigres por el torneo clausura lo cual desató un momento lamentable para el deporte.

Todo estalló por la intolerancia de los seguidores del Veracruz que al ver a su equipo perder y a punto de descender, provocó que estos cruzaran las gradas para tener un encontronazo con los aficionados del equipo visitante.

Las personas involucradas en los actos de violencia comenzaron a golpear y a tirar objetos a las gradas y adentro del campo. Además el técnico de Tigres, Ricardo Ferretti también encaró a los fanáticos del Veracruz.

Debido a estos actos el jugador Jonathan Espericueta publicó una fotografía de su compañero herido Jesús Dueñas en redes sociales con la leyenda “Qué vergüenza, esto no es fútbol. El partido se juega dentro de la cancha y no se gana peleando fuera de ella”.