El 14 de febrero se realizó en Madrid, España, la sexta audiencia en el caso que se sigue contra Carlos Vielmann, ex ministro de Gobernación. La novedad de ese día fue la comparecencia de Alejandro Giammattei, ex director del Sistema Penitenciario, como testigo de descargo.

El sustento del argumento de la fiscalía es el testimonio del teniente coronel Alfredo Linares. Linares es el único testigo de rango medio que la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), ha logrado que declare en el proceso. Según medios internacionales, Linares acusa a Vielmann de participar activamente en la planificación del operativo que tomó la cárcel de Pavón en 2006.

Linares asegura que el ex funcionario se encontraba dentro de la cárcel a las siete de la mañana girando instrucciones, mientras que algunos privados de libertad eran asesinados por miembros encapuchados de la Policía Nacional Civil (PNC).

Cambian versión

Giammattei considera que esta acusación carece de consistencia y existen graves contradicciones entre los testigos propuestos por la parte acusadora.

“Son tantas las inconsistencias, hay gente que declaró en Guatemala una cosa, fue a declarar a Austria otra, y conforme pasó el tiempo cambió la versión. Incluso pareciera que la memoria ha crecido. Lo único que se ha puesto en evidencia es que los están manipulado”, subraya.

En declaraciones realizadas en la Audiencia Nacional de España, Giammattei sostuvo que Linares nunca fue persona de su confianza, puesto que obtuvo el puesto por influencias de familiares y sin el consentimiento de autoridad alguna.

“Es evidente que existen intereses políticos y que este caso en particular, tiene intereses muy particulares”, comenta el ex director de Presidios.

En su libro “Relatos de una Injusticia”, el ex funcionario expone que él y la cúpula de gobierno, encabezada en ese entonces por Óscar Berger, ejecutaron la operación siguiendo los procedimientos de seguridad  establecidos y con previo anuncio a toda la comunidad internacional del país.

Polarización, ante todo polarización

La teoría de la parte acusadora es que Vielmann creo dentro del plan de recuperación del centro de detención penal un plan oculto para asesinar a siete reos. Vielmann aseguró ante los jueces el pasado martes 14, que no tuvo participación directa en el operativo y que por tanto, no puede ser responsable de los acontecimientos.

Según recoge el diario español “El País”, el ex funcionario dijo: “He tenido éxito personal y empresarial. Destituí a mil 200 policías y rompimos esquemas de corrupción. Mi nombre no lo iba a manchar por matar a siete reclusos”.

La defensa del guatemalteco, integrada por los abogados Alfonso Trallero y Enrique Molina, solicitó  que varios funcionarios que ejercieron funciones en ese período, se presentaran como testigos de descargo en Madrid para reafirmar los argumentos de Vielmann.

El tres de febrero, el ex presidente de la nación, Óscar Berger, el ex vicepresidente Eduardo Stein, y el ex secretario privado de la Presidencia Alfredo Vila, declararon ante los tres jueces que conforman el tribunal a cargo del caso.

Los tres ex funcionarios aseguraron que la decisión de llevar a cabo el procedimiento en la cárcel de Pavón, fue colegiada por los entes encargados de la seguridad del país y no una decisión del Ministro. Afirmaron que se siguieron todos los procedimientos y que tanto el Ministerio Público como la Inspectoría de la Policía Nacional Civil,  estuvieron presentes.

La defensa, pone en entredicho la credibilidad de los testigos de la fiscalía y aseguró al medio español “Vanguardia”, que existe un gran nivel de polarización acerca del tema.

De la cárcel a testigos

Esta visión la comparte Giammattei, quien afirma que la credibilidad de los testigos es muy dudosa. “No hay un alto mando que concuerde con la parte acusadora”.

Pone como ejemplo el caso de “un testigo que fue dejado en libertad, en noviembre, siendo secuestrador a cambio de que testificara en contra de Vielmann,  y cuando le preguntaron por qué estaba preso, dijo que por robo de carros, cuando era un secuestrador que se dedicaba a cortarle los dedos y orejas a sus víctimas para enviarlo a los familiares como prueba de que estaba con vida”.

Giammattei, hace alusión en esta declaración a Nelson Rodríguez, quien fue uno de los primeros testigos de la parte acusadora que rindió su versión de los hechos en España. El otro recluso que brindo declaración es  Carlos Bendfeldt, condenados asesinato.

El ex vicepresidente Eduardo Stein, asegura que para que el juicio se lleve de la mejor manera, tanto él como el ex presidente Berger y el ex secretario Vila, no darán declaraciones hasta que finalice.

“Los que fuimos testigos de la defensa hemos convenido no dar declaraciones hasta que cierre todo el procedimiento del juicio. Esto porque se ha enredado cada vez que alguien da declaraciones y  aquí en Guatemala se tienen formas particulares de ver y reportar sobre el tema. Entonces, como todavía están en los procedimientos y alegatos finales que serán la otra semana, preferimos no hablar hasta que el juicio termine”, indica.

Vielmann espera que la otra semana puedan terminar de demostrar a los jueces su inocencia, pues consideran que los argumentos de la defensa son cada vez más débiles, reportaron el lunes pasado medios españoles.


Cinco aspectos del caso Vielman

  • El juicio se lleva a cabo en España, porque en 2009 Carlos Vielmann adquirió la nacionalidad española y desde entonces se encuentra en Madrid.
  • La Audiencia Nacional de España fijó en 11 sesiones el juicio que se desarrollará entre los meses de enero y febrero. Actualmente se han realizado seis audiencias.
  • Nelson Rodríguez y Carlos Bendfeldt, condenados por secuestro y asesinato, han declarado en el juicio sin que lograran incriminar de manera evidente a Vielmann. Sus testimonios no coinciden y han sido cuestionados por la defensa por tener incongruencias.
  • El argumento de la parte acusadora, radica en el testimonio del teniente coronel Alfredo Linares, testigo protegido quien en la actualidad vive en Canadá y asegura que el ex funcionario se encontraba en dentro de la cárcel. Esto ha sido negado por Vielmann y varios testigos más.
  • Recientemente, los ex funcionarios de alto nivel, Óscar Berger, Eduardo Stein, Alfredo Vila y Alejandro Giammattei, se presentaron a declarar a favor de Vielman en la Audiencia Española. Se tiene previsto que el 22 o 23 de febrero concluya el juicio.