La visita del Secretario de Seguridad de los Estados Unidos Jonh Kelly, programada para este miércoles, puede resumirse en dos acciones fundamentales: se realizará el  primer acercamiento diplomático con autoridades de EE.UU.  de la era Trump en nuestro país y se establecerán las nuevas reglas en materia migratoria.

Kelly, un viejo conocido en los círculos de seguridad regional, fue el designado por Donald Trump para encabezar una de las cruzadas más importantes para su gestión gubernamental: contener la migración ilegal  desde México y el triángulo norte (Guatemala, Honduras y El Salvador), además construir un muro en la frontera sur de su país.

Según el canciller Carlos Raúl Morales, la breve visita del funcionario norteamericano, iniciará con la llegada a la Fuerza Aérea para observar el funcionamiento del centro de  recepción de migrantes retornados, acto por demás simbólico por el hecho del endurecimiento de las políticas migratorias de Estados Unidos, anunciadas por el nuevo presidente de Estados Unidos.

Además, se tiene programada una reunión con Presidente Jimmy Morales y todo el gabinete de seguridad, incluyendo a las direcciones de la Policía Nacional Civil y Migración.

El ajedrez diplomático

Pese a que el canciller Morales asegura que la visita se realiza por invitación del Presidente de la nación, distintos sectores analizan como un pulso político la llegada del secretario estadounidense. El analista político Renzo Rosal, subraya que el principal tema es migratorio, pese a que también  en la agenda oficial se tiene programado hablar de seguridad regional.

Alejandra Gordillo, experta en temas migratorios, asegura que desde el miércoles próximo, las autoridades nacionales pueden conocer de primera mano los cambios de las políticas migratorias para la región.

“Es probable que en la reunión se informe acerca de estos cambios, puesto el presidente Trump ha sido enfático en la necesidad de endurecer las políticas de migración y migrantes ilegales”, expresa.

“Un duro interlocutor y un amplio conocedor de la región”, es Kelly, según el Washington Post y el New York Times.

Ambos expertos aseguran que la poca experiencia del presidente Morales en reuniones de alto nivel con funcionarios estadounidenses, representa uno de los principales retos para la cancillería guatemalteca, pues  se requiere un alto grado de conocimiento sobre las políticas públicas norteamericanas y sus efectos a mediano y largo plazo en la región.

El Plan para la Prosperidad, es uno de los proyectos más ambiciosos que Kelly ha impulsado para la región, con la firme intención de frenar el flujo migratorio. Además, como jefe del Comando Sur, fue uno de los principales colaboradores del expresidente Obama en materia de lucha contra el crimen organizado y narcotráfico.

El Washington Post y el New York Times, han editorializado acerca del claro mensaje que el nombramiento del General Kelly significaba para la política migratoria de los Estados  Unidos, pues lo describen como un “Un duro interlocutor y un amplio conocedor de la región”.