Hace unos días asumió como titular del Consejo Nacional de Atención al Migrante Guatemalteco (Conamigua) Melanie Mullers. El hecho se dio en medio de acciones legales que ponen en duda su experiencia y preparación académica para ostentar el cargo.

Mullers fue la ungida de la Bancada TODOS, agrupación liderada por Felipe Alejos. Su elección generó críticas ya que no adjuntó documentos que confirmaran su grado académico y experiencia en el tema de migrantes y pese a ello recibió el aval de la Comisión del Migrante.

Paul Briere, expresidente de la sala de trabajo, reconoció que Mullers no presentó documentación que confirmara su nivel académico.

“No adjuntó documentos, solo nos guiamos por su hoja de vida”, reconocio Briere.

Estos problemas originaron que la bancada Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) y Winaq, accionaran ante la Corte de Constitucionalidad contra su designación. Las acciones aún no han sido resueltas por el pleno de magistrados.

En sus primera declaraciones a la prensa se mostró a favor de la construcción del muro.

Alvaro Furlán, de la Asociación de Guatemaltecos en el Exterior, aseguró que hay que darle “el beneficio de la duda” pese a los señalamientos.

¿Botín político?

Conamigua fue creada en 2007. Su mandato establece que debe coordinar, definir, supervisar y fiscalizar las acciones de las entidades del Estado que protegen y brindan asistencia a los migrantes. El acercamiento con los guatemaltecos que residen en el exterior la convierten en una entidad clave debido a la aprobación del voto en el extranjero.

“Se aprobó el voto en el extranjero y debemos recordar que hay unos dos millones de guatemaltecos en Estados Unidos. Imagínese que 500 mil vayan a votar, con ese número podrían hacer la diferencia”, explicó un congresista fuera de grabación.

Cuando se hizo la elección de Mullers, la comisión era presidida por la Bancada TODOS.

Esto hace pensar que el interés de TODOS va más allá que ayudar a los connacionales en los Estados Unidos. El objetivo sería el proceso electoral del 2019 donde los migrantes podrían hacer la diferencia. 

Todo apunta que el Consejo podría tener un interés político. El migrante y ahora diputado oficialista Marcos Yax, no duda que la entidad se haya alejado de su objetivo.

“El Consejo debe ser para ayudar a nuestros hermanos. El migrante no tiene voz ni voto en el consejo, se convirtió solo en herramienta para los políticos”.

Pese a ello, Yax también da el beneficio de la duda a Mullers. “Nos vamos a unir para ver como beneficiamos a los migrantes”.

También hace un llamado al Ministro de Relaciones Exteriores para que tome cartas en el asunto ante las políticas migratorias impulsadas por el presidente norteamericano Donald Trump.