Luego de la invasión en la finca Palestina, ubicada Panzós, Alta Verapaz, diversos sectores productivos del país se pronuncian por la falta de certeza juridica y gobernabilidad que desde hace años afecta el área del Polochic, que comprende los municipios de Tamahú, Tucurú, La Tinta, Panzós y Senahú, en Alta Verapaz y El Estor, en Izabal.

De acuerdo con el presidente de la Cámara del Agro, Nils Leporoswki, las invasiones en el valle del Polochic no son nuevas, surgieron a partir del 2010, comenzando con el ingenio Chabil Utzaj, que abandonó Guatemala y con ello se perdieron más de 3 mil empleos que generaba la empresa.

“Desde el 2010 al 2017 se siguen dando la invasiones y el problema es que no hay autoridad, no hay gobernabilidad, ahí las personas invaden, destruyen y queman sin que haya un solo responsable. Se pide a las autoridades que lleguen y nunca llegan”, manifiesta Leporoswki.

Con temor

Además, refiere el caso en particular de la finca Palestina, hecho ocurrido el pasado lunes a las dos de la mañana, “no ha podido entrar nadie, porque todo mundo tiene miedo de llegar, ni siquiera se ha podido entablar un diálogo con los invasores porque nadie quiere ir, porque saben que la gente está armada”.

“Creemos que es más un crimen organizado que está financiando estas invasiones porque la gente está armada con gorras pasamontañas. No es normal que un campesino esté con gorra pasamontañas y que lleguen armados. Detrás de estas invasiones está el crimen organizado, posiblemente el narcotráfico que por alguna razón quiere tomar algunas áreas y lo que pedimos es que el Gobierno tome su responsabilidad”, dice.

Viven con zozobra

Por otro lado, la Alianza para el Desarrollo Río Dulce-Polochic, que agrupa a pequeños y medianos productores, señala que “en el área hay mucha zozobra, temor e incertidumbre al futuro y presente de lo que pueda suceder tanto en el caso de usurpaciones y vejámenes que ya se han dado, así como los que se puedan dar y cómo esto puede afectar a la población”.

De acuerdo con esta entidad, en la zona se observan redes criminales más organizadas como un grupo ilegal de tala, porque en el área hay zonas donde existen maderas preciosas como el Rosul y otras especies protegidas, que los invasores cortan sin que se tenga conocimiento de su destino.

Alejandro Quinteros, director ejecutivo de la Alianza, indica aumentaron los ilícitos y vejámenes que se cometen contra la población en general y no hay ningún castigo ni sanción para quienes cometen estos ilícitos, lo cual genera completa ingobernabilidad.

Quinteros menciona que las pocas autoridades que quieren que prevalezca el Estado de Derecho, como alcaldes y otras autoridades de las pocas presentes en la zona, empiezan a temer a estos grupos porque “no piensan dos veces en hacer un daño”, señala.

El 25 de octubre de 2016, policías desarmados fueron baleados por invasores de la finca El Murciélago.

Los delitos

Las acciones criminales solo han dejado desempleo y más pobreza en el área, debido a que muchas empresas, medianas y grandes, decidieron retirarse. La falta de presencia de las autoridades ha facilitado las operaciones delincuenciales.

La Alianza para el Desarrollo Río Dulce-Polochic sostiene que entre los delitos cometidos en las invasiones y usurpaciones figuran:

  • Extorsión
  • Incendio Agravado
  • Intento de Homicidio
  • Robo Agravado
  • Detención Ilegal de personal, entre otros.

Desempleo

  • Más de 4,225 empleos directos perdidos o afectados.
  • Más de 12,675 empleos indirectos perdidos o afectados.
  • Q 145 millones es la cuantificación de las pérdidas.
  • Q 360 millones no percibidos para la región por año.
  • Más de 5 mil hectáreas afectadas por quema y tala de culIvos, tala de áreas forestales y otros daños materiales.

En riesgo

  • Otros de 4,000 empleos directos.
  • Más de 12,000 empleos indirectos.
  • Q 432 millones no percibidos para la región por año para su desarrollo.
  •  Más de 9 mil hectáreas en riesgo.

Retrasan desalojos

  • En 2016 se cancelaron más de 14 órdenes de desalojo en el área.
  • La mayoría están pendientes de reprogramar fecha.
  • Todas las órdenes se encuentran en un impasse por excusa de juez.

Los criminales destruyeron plantaciones en la finca Palestina.