La pena de muerte no sirve, según estadísticas, como disuasivo o freno a los criminales, pero francamente, existen algunos seres humanos que no tienen remedio. Se ha visto en todo el mundo que asesinos en serie, violadores, pedófilos, no se componen ni luego de pasar por la cárcel. Es más, empeoran. Estas bestias, porque han claramente perdido cualquier gramo de humanidad sólo dejarán de hacer daño cuando muertos. Si les parece cruel mi aseveración, más cruel me parece que violen niños, que violen ancianas, o que violen mujeres en cualquier circunstancia. Me parece mucho más cruel que maten pilotos de autobuses que honradamente se ganan el sustento arriesgando sus vidas para conducir a sus pasajeros de un lugar a otro, o mucho más cruel que extorsionen familias o negocios y encima les maten parientes para obligarlos a pagar un impuesto a los mareros sólo porque éstos criminales psicópatas no saben vivir de otro modo.

Los mareros y criminales reciben sus tres tiempos de alimento en la cárcel. Muchos tienen como bien es sabido, prebendas que no merecen, porque están presos no como premio, sino como castigo. Son privados de libertad, por haber cometido faltas a la sociedad, y no me refiero precisamente a los criminales de cuello blanco.

En prisión se encuentran tantos acusados, gente que pudiendo recibir arresto domiciliario y otras medidas es forzada a permanecer presos por un sistema ineficiente y corrupto, que sin siquiera tener pruebas mantiene gente presa por inclusive más tiempo del que hubieran recibido como condena si hubiesen sido encontrados culpables en un juicio normal. De esa gente nadie se ocupa, ellos a nadie les importan, excepto a sus familias. Ah, ¿pero tenemos que respetar los derechos humanos de mareros, asesinos seriales, matones a sueldo, narcos, violadores, extorsionistas y pedófilos?

Yo voto porque mis impuestos sean utilizados para escuelas, hospitales, infraestructura, y en todo caso, reformar a presos que están en la cárcel por cosas redimibles. Me encantaría saber que un niño en una escuelita será alimentado como se debe, o vacunado, que pensar que le sirvan un plato de nada a un asesino que sin piedad alguna ha infringido dolor a otro ser inocente. Basta con ser tan políticamente correctos y defender lo indefendible. En gran medida, esa mentalidad nos tiene en el desmadre en el que estamos. Las cosas claras y por su nombre. ¿Dónde están los derechos humanos de los niños violados, de las mujeres abusadas, de las familias extorsionadas, de las víctimas de asesinato de cualquier tipo incluyendo de manos de narcos etc.? ¿Acaso quienes les hicieron daño se detuvieron a pensar por un segundo lo que estaban haciendo? Es como si sólo psicópatas, asesinos, maniáticos, matones, violadores, secuestradores, narcos, pedófilos, y extorsionistas, tuvieran derechos humanos. Para mí, si encontrado culpable en un proceso justo y objetivo, a cualquiera de esos delincuentes les debieran dar la pena de muerte y punto.

La pena de muerte es una medida extrema, es una medida cruel, es una medida políticamente incorrecta, es todo lo que quieran. Pero es necesaria porque esos monstruos jamás se regenerarán y la cadena de crueldad que ellos dejan no se repara ni con su muerte, pero al menos dejarán de hacer daño.

República es ajena a la opinión expresada en este artículo