Para asegurar el contenido original de sus usuarios y evitar anuncios en contenido cuestionable, YouTube tomó la decisión de eliminar anuncios de las cuentas que tengan menos de 10,000 vistas entre todo el contenido del canal. Esta medida se viene desarrollando desde noviembre del año pasado.

La empresa está enfrentando problemas severos con los anunciantes que se quejan porque sus anuncios se presentan en vídeos racistas o con contenido catalogado como ofensivo. Google se disculpó con los anunciantes y se comprometieron a actualizar sus políticas, pero grandes marcas como Coca-cola, Pepsi y Walmart retiraron anuncios.

Con esta modificación, nuevos algoritmos se aplicaron para evitar que el problema se vuelva a repetir. Con el límite de las 10,000 visitas, se puede ser mucho más selectivo con la publicidad y con los contenidos.