El próximo 16 de abril se cumplen dos años del destape del caso de corrupción conocido como La Línea, el cual mantiene en prisión al expresidente Otto Pérez Molina y a la exvicepresidenta Roxana Baldetti. El caso causó un sismo en el país ya que por primera vez dos altos funcionarios fueron obligados a renunciar a sus cargos.

La indignación de la ciudadanía fue tal que el 25 de abril se convocó a la primera manifestación en la Plaza de la Constitución donde la principal consigna fue ¡Renuncia Ya!. Pese a los intentos por minimizar el hecho, el rechazo de la población fue en ascenso al punto que Baldetti fue obligada a presentar su renuncia el 8 de mayo del 2015.

Tres meses después se giró orden de captura en su contra, al mismo tiempo que se pidió el retiro de la inmunidad a Otto Pérez Molina. El 2 de septiembre el entonces mandatario presentó su dimisión. Un día después se presentó ante el juzgado y fue enviado a prisión preventiva.

El 5 de octubre se entregó a la justicia el exsecretario privado Juan Carlos Monzón, quien aceptó su participación en la estructura, pero dejó claro que Pérez y Baldetti eran quienes la lideraban. Ofreció colaborar en el caso a cambio de que su familia recibiera protección. La declaración de Monzón será clave para resolver el caso.

Al momento suman unas 30 personas implicadas en el caso. La audiencia en su etapa intermedia, donde se decidirá si los involucrados enfrentarán juicio, no se ha retomado, detenida por diversas circunstancias.

También te puede interesar: Conozca cómo vive Roxana Baldetti en Santa Teresa

¿Que es La Línea?

El caso de corrupción denominado La Línea era una estructura que operaba en aduanas y facilitaba el paso de mercancías con menos valor para evitar el pago de impuestos. La acción era facilitada por autoridades, quienes pedían un soborno.

Pérez y Baldetti también están vinculados a otros casos de corrupción tales como Cooptación del Estado y la Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ).La exvicepresidenta suma además el caso del Lago de Amatitlán.