Dos meses lleva invadida la finca Palestina, ubicada en Panzós, Alta Verapaz, sin que el Estado accione para garantizar la propiedad privada y la fuente de empleo y sustendo de 200 familias, indica la empresa NaturAceites, propiedad del inmueble. La compañía estima que las pérdidas suman Q600 mil.

Los invasores siguen destruyendo las plantaciones, saquearon la casa patronal, bloquearon una vía pública que comunica al municipio con varias comunidades y se niegan a dialogar para buscar una solución a sus demandas.

Por ello, la empresa solicita a las autoridades retomar el control del área con la presencia de la Policía Nacional Civil (PNC), Ministerio Público y otras entidades que garanticen los derechos establecidos en la Constitución de la República.

Zona de conflicto

En Alta Verapaz e Izabal operan grupos al margen de la ley que se dedican a propiciar las invasiones, promueven la tala ilegal de árboles y el narcotráfico.

Los invasores impiden los desalojos disparando contra las autoridades que no logran imponer la ley, tal como sucedió con el fallido operativo en la finca El Murciélago, de El Estor, Izabal, ocurrido a finales del año pasado y otro incidente contra agentes de la PNC, en enero de 2017.

Te sugerimos leer: http://republica.gt/2017/02/crimen-organizado-tras-ingobernabilidad-en-valle-del-polochic/

Los invasores botaron árboles y saquearon la casa patronal.