El artista mexicano Luis Miguel se entregó este martes a la justicia estadounidense en una corte de Los Ángeles donde hace dos semanas se emitió una orden de arresto en su contra por desacato al tribunal en un caso relacionado con el incumplimiento de una sentencia anterior, según Univisión.

La Juez federal de Los Angeles, Virginia Philips, emitió la orden de arresto contra Luis Miguel, el pasado 18 de abril,  por no presentarse en varias ocasiones a citas judiciales sobre una presentada por William Brockhaus, su ex mánager. Por orden del juez el cantante mexicano debe ser localizado y arrestado de inmediato.

Según algunos medios, Luis Miguel deberá pagar más de un millón de dólares al mánager por su trabajo de entre 2012 y 2014. El cantante no ha dado declaraciones al respecto. Esta es otra de las demandas que tiene “el Sol de México”, Warner Music México lo demandó por no pagar un préstamo por USD3,65 millones. Alejandro Fernández también impuso una querella en su contra por haberse retirado de una gira pactada para 2016.