La exoneración fiscal informada este día por el Ministro de Finanzas, Julio Héctor Estrada y el directorio de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) para darle oportunidad a los contribuyentes de ponerse al día en el pago de sus impuestos.

Según cifras de la SAT se han contabilizado 16 millones 068 mil 232 de declaraciones omisas que se reparte en los diferentes tipos de contribuyentes. Solo en el 2017, es decir hasta abril, hay 683 mil 580 omisos, sin embargo, la medida solo es para aquellos contribuyentes cuyos omisos datan del 31 de diciembre para atrás.

En los años 2011, 2013 y 2014 que se aprobaron acuerdos de exoneración de multas y recargos, con el mismo propósito se tuvo diferentes cifras de recaudación por ejemplo: Gracias al acuerdo gubernativo 2046-2011 se recaudaron Q705.7 millones. Para el decreto 1-2013 y acuerdo 257-2013 se recaudó un total de Q330.9 millones y el 174-2014 se reunieron Q583.2 millones.

Aunque la SAT no informó de una cifra exacta que espera recuperar producto de esta exoneración si informaron que durante el segundo semestre del 2016 se experimentó un mayor cumplimiento voluntario en el pago de los impuestos.

Exoneración es una oportunidad

“Es una decisión que el presidente puede tomar y la misma ha sido analizada con el motivo de tener mejores ingresos. Esta exoneración es una oportunidad de los contribuyentes de ponerse al día y acercarse a la SAT y pagar los impuestos que le corresponden“, así dijo el presidente de Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF), Antonio Malouf.

Para Claudia García analista de la Asociación de Investigación de Estudios Sociales, (ASIES) esta exoneración le permitirá a las personas ponerse al día y estar limpios. “Hay muchas ventajas de esta medida como por ejemplo que le permite a las personas limpiar su record. Solo con el hecho de tener bloqueado el NIT le impide muchas cosas como obtener el RTU para buscar trabajo“, agrega.

Sobre si la medida afectará la moral tributaria del contribuyente cumplido, García comenta que no hay datos para probar que se afecta la moral tributaria de los contribuyentes. “Si hubiera una amnistía, eso sería muy peligroso porque se está perdonando todo. Lo que se trata con esta exoneración es que se le de un incentivo al contribuyente para que pague y siga pagando”.

Malouf concuerda. “Todos tenemos que pagar nuestros impuestos y que lo que se paga es porque tenemos que cumplir la ley y nuestras obligaciones. La idea es que paguemos todos y sigamos pagando lo que nos toca y sin que nos atrasemos. Esto no va a dañar la moral tributaria al contrario, se les está dando una oportunidad a todos de ponerse al día y contribuir con lo que le corresponde”, recalcó Malouf.