Tras la difusión del video donde supuestamente aparece el líder venezolano encarcelado por el gobierno de Nicolás Maduro, Leopoldo López, siguen los rumores acerca del paradero y su situación personal, pues ya casi se cumplen 40 días sin tener “una prueba de vida” del aludido.

La esposa, Lilian Tintori, otros familiares y los abogados, han recurrido a los sitios donde presuntamente se encuentra López, pero no se les ha permitido ingresar.

Los parientes consideran que quien aparece el video no es Leopoldo y por ello aseguran que la única evidencia que aceptarán será verlo. Debido a la negativa de las autoridades, los abogados de la familia informaron que acudirán a la justicia internacional para resguardar la vida del político.

Dudas de su paradero

“Tenemos grandes dudas acerca de este video”, donde el político aparece hablando en camiseta blanca sin mangas, de pie y con los brazos cruzados, con unos barrotes de fondo, dijo su hermana Diana.

“No lo aceptamos como fe de vida. La fe de vida que estamos pidiendo es que su esposa Lilian Tintori, mi madre Antonieta Mendoza y sus abogados Juan Carlos Gutiérrez y Gustavo Velásquez puedan verlo”, añadió su hermana.

López cumple una condena de casi 14 años en la cárcel militar de Ramo Verde, en las afueras de Caracas, por incitar a la violencia en unas protestas contra Maduro que dejaron 43 muertos en 2014.

“Desde hace 36 días, Leopoldo ha sido aislado totalmente y no tenemos idea de cómo está él de salud”, añadió su padre, que también se llama Leopoldo y junto a su mujer recibió la nacionalidad española a fines de 2015, por decisión del gobierno conservador de Mariano Rajoy.

Javier Cremades pidió que, “de manera urgente”, vaya algún representante de la Cruz Roja a la prisión de Ramo Verde para “comprobar, mediante un contacto personal, directo, el estado de salud de Leopoldo López”.

Un abogado español del político venezolano, el exministro conservador de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón, denunció la situación de López como “una violación flagrante de los derechos humanos”, y afirmó que el gobierno de Maduro lo está tratando “como un auténtico rehén”.