El Real Madrid goleó 4-0 al Granada con dobletes de James Rodríguez y Álvaro Morata, manteniéndose con los mismos puntos, aunque con un partido menos, que el líder Barcelona, que ganó 4-1 al Villarreal, en la 36ª jornada del campeonato.

James abrió el marcador empujando a la red un disparo cruzado de Lucas Vázquez (3), antes de repetir con un remate de cabeza a centro de Fabio Coentrao desde la izquierda (11).

Morata hizo el 3-0 con un duro disparo que rebotó en el larguero y entró (30) y cinco minutos después el delantero se metió en el área recortó escorado y soltó un disparo que se coló en la portería de Guillermo Ochoa (35).

El Real Madrid, que jugó con sus hombres menos habituales, no tuvo ningún problema para imponerse a un Granada, ya matemáticamente descendido a Segunda División, que prácticamente se dedicó a achicar balones.

“Hicimos una primera parte fenomenal, jugando y respetando al rival. Seguimos sumando. Era un partido importante para seguir arriba”, dijo Zidane tras el partido.

James se reivindica

James, poco utilizado y cuestionado en muchos momentos de la temporada, encarriló pronto el partido.

“Aporta lo que tiene al equipo, siempre lo hace bien”, dijo Zidane del delantero colombiano.

James se mostró muy activo en un partido cuyo ritmo marcó una cierta relajación de los jugadores blancos, que encadenaron las ocasiones de gol.

James volvió a marcar de cabeza rematando un centro desde la izquierda de Fabio Coentrao para aumentar su cuenta goleadora hasta los 8 tantos esta temporada.

Tanto él como Morata, autor de los otros dos goles, aprovecharon la decisión de Zidane de dar descanso a Cristiano Ronaldo y dejar en el banquillo a Karim Benzema, con miras al crucial partido de vuelta de semifinales de la Liga de Campeones el miércoles frente al Atlético de Madrid.

La victoria permite a los blancos, que tienen un partido menos, seguir con los mismos puntos que el Barcelona, que goleó 4-1 al Villarreal, con un doblete de Leo Messi.

Neymar abrió el marcador con un disparo a bocajarro (21), el congoleño Cédric Bakambu igualó tras un gran contragolpe (32) y Leo Messi rubricó el 2-1 con un disparo cruzado desde la frontal (45).

Ya en la segunda parte, Luis Suárez recortó en el área para soltar un tiro cruzado que supuso el 3-1 (68) y Messi hizo el 4-1 definitivo de penal (82).

“Delantera referente”

“Sin duda es una delantera referente, no sé si la mejor del mundo, seguramente sí”, dijo Luis Enrique respecto a su ‘MSN’ tras el partido.

El Barcelona dominó en un encuentro donde impuso su juego frente a un ‘Submarino Amarillo’ que optó por esperar atrás para intentar sorprender a la contra.

Los azulgranas se mostraron muy imprecisos de entrada, pero el gol de Neymar, prácticamente empujando un balón en boca de gol, les dio tranquilidad.

El brasileño fue uno de los hombres más activos del Barça por la banda izquierda, donde puso en muchos apuros a la defensa visitante.

La igualada de Cedric Bakambu culminando un rápido contragolpe después de una cabalgada desde prácticamente el centro del campo (32) enfrió los ánimos, sólo hasta que apareció Messi al rescate.

El argentino recortó para irse hacia el centro en la frontal del área y soltar un disparo cruzado que supuso el 2-1.

Messi haría el cuarto del equipo de penal (82), a lo Panenka, con lo que sigue como máximo goleador de la Liga española con 35 goles, muy por delante de su compañero uruguayo Luis Suárez, el segundo mejor goleador con 26 tantos, el último de ellos marcado este sábado.

El ‘pistolero’ penetró por la derecha yéndose de un defensa para cruzar el balón sin que pudiera detenerlo Andrés Fernández (68).

El Barça sigue metiendo presión al Real Madrid, mientras el Villarreal pone su quinta plaza al alcance del Athletic de Bilbao, que juega el domingo contra el Alavés (10º).

En el partido anterior, el Atlético de Madrid había ganado 1-0 al Eibar (8º), asegurando prácticamente su tercer puesto a falta de dos jornadas para el final del campeonato.