Otra semana transcurrió y los mismos problemas parecen atormentar a Guatemala. Las reformas constitucionales han entrado en una espiral sin fin, la polarización por las reformas fue en un principio el tema del Pluralismo Jurídico, eliminado el mismo se esperaba recuperar una discusión técnica, sin embargo este tipo de debate se perdió hace mucho. Las reformas siguen polarizadas, ahora entre los ciudadanos que están a favor y los que están en contra, por la discusión del Consejo Nacional de Justicia.

Esta semana la Junta Directiva y los jefes de bloque del legislativo, junto con la fiscal general del Ministerio Público, Thelma Aldana; el titular de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), Iván Velásquez y el Procurador de los Derechos Humanos, Jorge de León Duque, se reunieron a discutir las enmiendas al artículo para dicho Consejo Nacional.

La discusión se llevó a puerta cerrada en un hotel de zona 10, en donde no se permitió el ingresó a medios de comunicación. Este suceso causó molestia en algunos ciudadanos puesto que este tipo de discusiones, sobre todo algo tan importante como lo es el debate a las reformas constitucionales deben ser públicas, pues es algo que nos concierne a todos los guatemaltecos.

En cuanto al tema del Consejo Nacional de Justicia, es importante que la reforma se lleve a cabo una reforma responsable. Esta propone que dicho consejo cuente con tres atribuciones que le otorga grandes poderes. Controlaría el dinero lo cual es una fuente de poder, controlaría la carrera de los miembros del Organismo Judicial y por último la capacidad de incidir quienes llegan a la Corte Suprema de Justicia, la Corte de Constitucionalidad e incluso a Fiscal General.

Es por esto que el consejo debería contar con frenos y contrapesos, respetando la unidad del Organismo Judicial. No quitarle la naturaleza política a la Corte Suprema de Justica y no crear un nuevo monstruo con súper poderes que no puedan ser frenados más adelante si la reforma se aprueba tal y como esta.

La creación del Consejo Nacional de Justicia, tal y como está hoy, concentra todo el poder que tiene la Corte Suprema de Justicia, o incluso un poder mayor. El problema es que quienes controlen dicho Consejo tienen prácticamente el control del poder judicial.

Es importante por esto que las reformas se lleven a cabo de forma responsable, ya que en unos años por tomarlas a la ligera pueden causar aún peores daños y que la cura sea peor que la enfermedad, si se aprueba en los términos propuestos.

Es una lástima que se perdiera el espíritu con el cual empezó la discusión de las reformas. En lugar de la energía positiva ahora hay poco interés y la vieja política se ha salido con la suya, el proceso fue polarizado y lamentablemente no hay avances positivos en las reformas.

Por otro lado, el viernes 28 de abril finalizó el plazo para aspirar al cargo de Procurador de los Derechos Humanos. Es importante que la persona elegida para el cargo sea idónea para llevar a cabo la tarea tan importante que se le encomendará, como lo es garantizar el cumplimiento de los Derechos Humanos establecidos en la Constitución Política de la República de Guatemala, la Declaración Universal de los Derechos humanos, convenios y tratados ratificados por el país en esta materia.

Dicha persona tendrá la obligación de respetar, proteger y defender los derechos de los ciudadanos guatemaltecos, los cuales son esenciales para el desarrollo de los individuos y de la sociedad en la que vivimos. Además, es importante que el proceso mediante el cual se elegirá a la persona que recibirá el cargo se lleve a cabo de una forma transparente.

Por último, el ministro de economía y el viceministro de Economía y Comercio Exterior del gobierno del presidente Jimmy Morales, fueron destituidos en menos de una semana. El primero fue Rubén Morales, quien anunció la renuncia a su cargo el pasado 29 de abril, afirmando que solicitaron la dimisión de su cargo por medio de un mensaje de texto a través de WhatsApp. El ex ministro de economía Rubén Morales será sustituido por Víctor Manuel Asturias Cordón.

Enrique Lacs fue de igual forma destituido por Víctor Manuel Asturias Cordón, quien en su lugar nombró a Héctor Adolfo Barrera Ortiz. Lacs tenía a su cargo el viceministerio de Comercio Exterior y su salida fue tras la destitución de Rubén Morales. Lo importante ahora es que las nuevas personas en el cargo cumplan con las tareas que les han sido encomendadas.