Actualmente estamos atravesando un proceso de reforma Constitucional y como guatemaltecos tenemos la responsabilidad de informarnos de este proceso para comprender y participar en este cambio. Por lo tanto comparto el proceso de las mismas.

Hay dos caminos para reformar la Constitución, uno es por medio de una Asamblea Nacional Constituyente cuando se pretende reformar la parte de la Constitución que contiene los Derechos individuales y sociales de los guatemaltecos y la otra es por medio del Congreso de la República y consulta popular cuando se desea reformar la parte de Organización del Estado y sus poderes.

En el proceso de reforma constitucional que estamos viviendo se pretenden reformar artículos que pertenecen a la parte Organizacional del Estado por lo que las mismas se deben realizar en el Congreso y consulta popular.

¿Dónde iniciaron las presentes reformas Constitucionales? El año pasado, 2016, en Abril los tres poderes del Estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) por medio de sus respectivos Presidentes presentan el Dialogo Nacional de Justicia. En dicho acto nombran una Secretaría técnica integrada por: PDH, MP, CICIG, Naciones Unidas y ONU para que se encargue de realizar el Dialogo que consistió en otorgar un documento base de propuesta de reformas y escuchar las opiniones del mismo de ciudadanos y organizaciones en distintas localidades de Guatemala.

En el Dialogo Nacional se presentan algunas opiniones diferentes en relación a varios temas, muchos de ellos han salido a relucir en la actualidad: jurisdicción indígena, antejuicio, creación del Consejo Nacional de Justicia, entre otros. A finales del año 2016 se culmina el Dialogo Nacional y la Secretaría Técnica entrega la propuesta de reforma Constitucional al Congreso, hay que mencionar que no cambio mucho del documento base presentado.

Cuando los miembros de la Secretaría Técnica entregan la propuesta de reforma Constitucional al Congreso varios diputados, más de 10 que es lo que exige la Constitución, la firman y la presentan como propuesta de reforma Constitucional ante el Congreso.

En ese momento, ya en el Congreso, la propuesta de Reforma Constitucional debe de seguir el mismo camino que una ley para ser aprobada con la distinción que para su aprobación se requiere el voto afirmativo de las dos terceras partes del total de diputados, 105 votos a favor de los 158 diputados.

El camino que siguió la reforma Constitucional fue darle lectura en el pleno y luego enviarla a la comisión de asuntos constitucionales, que vale la pena mencionar que no hay mucho qué pueda hacer dicha comisión ya que evidentemente una propuesta de reforma Constitucional siempre va a contradecir la Constitución vigente, por lo que dicha comisión otorga el dictamen favorable y envían la propuesta al pleno y se cumplen con las lecturas íntegras necesarias en el pleno que señala la ley.

Luego de las lecturas integras, aún a finales del año pasado, el siguiente paso es la aprobación por artículos, este es el punto en donde nos encontramos actualmente. Este proceso consiste en que los diputados deben aprobar artículo por artículo la propuesta de reforma, la actual propuesta consta de 25 artículos en donde cada uno debe de obtener 105 votos favorables.

Durante la discusión y votación por artículos los diputados pueden presentar enmiendas. Las enmiendas son modificaciones al artículo que se está conociendo y pueden eliminar, agregar, sustituir el contenido del artículo que se está conociendo. Estas enmiendas se presentan cuando se conoce el artículo y al ser presentadas se leen en el pleno y se procede a discutirla al mismo tiempo de la discusión de dicho artículo. Una práctica común es que los jefes de bancada y diputados  antes de llegar al pleno ya se han puesto de acuerdo en votar a favor de un artículo con determinada enmienda, pero muchas veces esos acuerdos no se mantienen o nunca existieron realmente.

Es importante recordar que a finales del año pasado cuando el Diputado Mario Taracena (UNE) era el Presidente del Congreso, en una acalorada sesión en donde estuvo presente en el palco diplomático Iván Velásquez (CICIG), Thelma Aldana (MP) y Jorge De León (PDH), Taracena tuvo la intención de presionar para la aprobación de todos los artículos (25) de la propuesta de reforma Constitucional sin modificación alguna, lo que no sucedió y obtuvo una reacción negativa por varios Diputados.

Actualmente se han votado 5 artículos, de los cuales 3 han obtenido los votos favorables necesarios: carrera judicial, requisitos e incompatibilidades para ser magistrado o juez y garantías y principios del sistema de administración de justicia. Los diputados han votado en contra (no aprobado): prerrogativas de los diputados y garantía de antejuicio (ambos le limitaban más la garantía de antejuicio) y han postergado la discusión y votación del artículo sobre Independencia del Organismo Judicial y potestad para juzgar (Jurisdicción indígena).

Actualmente el artículo que está en discusión y el siguiente a votar es el artículo 7 de los 20 que aún quedan por votar y versa sobre la creación del Consejo Nacional (Administrativo) de Justicia. Por lo que el camino procesal que seguirán las reformas es que los diputados discutan y voten por los 22 artículos que aún quedan en la propuesta de reforma (muy probablemente presenten varias enmiendas).

Cuando los diputados terminen la votación de todos los artículos, panorama que se ve a largo plazo ya que conocen un artículo cada miércoles y algunos artículos tardan más de un miércoles, el Tribunal Supremo Electoral convocará a la consulta popular para que los guatemaltecos voten a favor o en contra de los artículos que aprobaron los diputados para decidir si se reforma la Constitución o no. Ese es el proceso que ha pasado, en el que estamos y el que nos espera

@joseecheve

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo