Muchos escuchamos ópera sin saber siquiera qué era y es que se utilizaba muy seguido para musicalizar series animadas. Bugs Bunny tenía una especial fijación con el género y hacía cómicas las escenas de Wagner. Disney, por su parte, tenía una gallina que cantaba ópera y era la víctima de las desventuras de Mickey y el Pato Donald. Pero más allá de las caricaturas, la ópera es un género mágico capaz de inspirar a héroes y villanos.

En Guatemala, el género parece estar relacionado con el mítico fénix, porque pasa de la aparente muerte a la resurrección en temporadas que sacan a relucir el talento vocal del país. Las historias cantadas y actuadas tienen la cualidad de erizar la piel del más insensible. En algunos casos la gente llora en el momento crítico de la obra y no falta el que siente el impulso emocional de unirse a una batalla cantada.

Para contarnos más sobre la ópera y revelar algunas sorpresas de la misma, platicamos con Karin Rademann, productora, Giovanni Melendez, director escénico  y con el tenor Miguel Borrallo.

Si te llama la atención conocer este impresionante género en el que participan, a veces de forma simultánea, cantantes, bailarines, músicos y actores, te invitamos a ver la última presentación de Lucia de Lammermor hoy o a buscar música de ópera. No te arrepentirás.