Seguramente, mientras revisa Facebook a la hora del almuerzo o después del trabajo, se ha topado con una noticia escandalosa que narra un hecho impactante. Tal vez comparta con sus amistades la publicación para que todos sus contactos se enteren de esta bomba noticiosa.

Aunque se haga de forma inocente, el compartir información que no ha sido corroborada o que proviene de una fuente dudosa es peligroso. En algunos casos se trata del llamado “clickbait” una práctica utilizada por sitios de internet que cobran por los anuncios que publican. Mientras más visitas logren, más caro pueden cobrar.

Pero los casos más recientes de noticias falsas tienen intereses políticos. La intención detrás de estas publicaciones es la desinformación que puede buscan modificar la opinión pública, promoviendo o manchando la imagen de una organización o una persona. Otro de los usos de los sitios de noticias falsas, según la revista Forbes México, es la de evadir la fiscalización de recursos electorales o gubernamentales.

En casos concretos, Venezuela es constantemente bombardeada por este tipo de noticias que causan histeria y desvían la atención de hechos trascendentes. El periódico La Nación pone el ejemplo de las noticias que decían que el dirigente de la oposición, Leopoldo López, había muerto. Según el diario, se cree que el gobierno lanzó el rumor para desviar la atención de las 36 muertes que la represión causó en menos de un mes.

Facebook ofreció recientemente los siguientes 10 consejos para corroborar si una noticia es real o falsa.