En 2012 inició el proyecto de desarrollo en esta aldea de Santa Cruz la Laguna, Sololá.

En el marco del “Proyecto de Desarrollo Comunitario Integral Microcuenca Tzununá”, implementado durante cuatro años, Fundación Castillo Córdova, brazo social de Cervecería Centro Americana, S.A., deja 25 obras de infraestructura valorada en Q15.5 millones, que beneficiarán a más de 8, 500 personas de la Microcuenca, quienes ahora cuentan con espacios dignos destinados a la salud, educación y vialidad.

En 2012, cuando Fundación Castillo Córdova comenzó el proyecto, encontró que el 89.3% de la población sobrevivía en condiciones de pobreza general y, de este porcentaje, el 42.3 % en pobreza extrema. Las precariedades sociales y económicas eran evidentes, además de la carencia total de infraestructura básica.

Por esta situación y tras largas jornadas de análisis, Fundación Castillo Córdova, con el respaldo de otras organizaciones, trabajó para favorecer estas necesidades bajo dos componentes: infraestructura social y ordenamiento e imagen urbana.

Infraestructura social

El centro asistencial con el que contaba la aldea estaba en la categoría de “puesto de salud”, ya que carecía de las condiciones mínimas para prestar servicios, tanto en sus instalaciones físicas como en equipo médico, medicinas y personal. Además de ser un edificio inadecuado, estaba en total abandono.

Uno de los principales aportes en este campo se materializó el 9 de marzo de 2016, cuando fue inaugurado el Centro de Salud de Tzununá. Este es un lugar moderno y equipado que fue construido con el apoyo logístico y monetario de Cervecería Centro Americana, S.A., junto con sus distintas empresas corporativas y más de 4,500 de sus colaboradores, que de forma voluntaria realizaron aportes económicos hasta completar la inversión requerida, que ascendió a más de Q3 millones.

El centro tiene suficiente personal y nuevos espacios entre los que se destaca una sala de espera con capacidad para 30 personas y dos para encamamiento y consultas generales. Da acceso a medicamentos y servicios que antes no se cubrían, como emergencia, ginecología, nutrición, odontología, entre otros. Además, se agregó un salón de usos múltiples, un área de cocina y un lactario.

El Centro de Salud cuenta con equipo moderno y personal capacitado para atender a los comunitarios.

Los 828 metros cuadrados que ocupa ese terreno fueron donados por la Iglesia Católica de Tzununá. Adicional, se llegó a un acuerdo entre la Municipalidad de Santa Cruz La Laguna, Fundación Castillo Córdova y el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, institución que se comprometió y ha cumplido con la asignación de recursos para la compra de insumos y la contratación de personal.

En las mismas instalaciones se construyó un local para farmacia, laboratorio, clínicas de odontología, atención nutricional, área de dormitorios médicos, áreas verdes con jardín y un estacionamiento con rampa para ambulancia.

Como parte de la inversión, Fundación Castillo Córdova también adquirió equipo industrial y mobiliario como estufas y mesas. Kimberly Clark y MedShare apoyaron con más de 200 cajas de equipo y suministro médico materno infantil y hospitalario.

Los aportes en infraestructura se extendieron a la construcción de diversos centros cuyo fin es la capacitación. El más importante fue la edificación del Centro de Capacitación y Nutrición que funciona a un costado de la Iglesia Católica de Tzununá, en donde se imparten talleres de nutrición, alimentación, cocina, panadería, salud, higiene, corte y confección y otros.

Con recursos de Fundación Castillo Córdova, también se contribuyó a la habilitación de tres microcentros de capacitación en los caseríos Xeabaj, Patuyá y Tzanjomel, donde se ofrecieron cursos en temas de salud, higiene, nutrición y de emprendimiento, siendo un ejemplo palpable el proyecto de cultivo de hongos, albahaca y la producción de tomate bajo invernadero, los cuales son comprados en su totalidad por la cadena de pizzerías Vesuvio. Esta alianza les garantiza un ingreso para sus familias.

El Instituto de Educación Básica de Telesecundaria fue construido con el fin de promover la tecnificación de los estudiantes.

Comprometidos con la educación y el desarrollo, se remodeló la Escuela Oficial Rural Mixta Pajomel ya que esta carecía de aulas y su condición no era adecuada para que los niños recibieran clases. Con la remodelación, ahora cuenta con suficientes ambientes destinados a la educación, además de un área de dirección, oficina administrativa y bodega de mantenimiento.

Este trabajo fue posible por la ayuda del Gobierno del Japón, que por medio de su embajada en el país donó más de US$97, 000. También se tuvo el apoyo de Corporación Tyrsa, Pisos El Águila, Infymsa y la Fundación Guatemalteca para Niños con Sordoceguera (Fundal), que donaron materiales e insumos de gran utilidad para el recinto escolar.

Otra de las grandes obras fue la Escuela Primaria Tzununá, reconstruida con una inversión de más de Q1.5 millones, en conjunto con la Cámara de Comercio Guatemalteco Americana.

Por este trabajo, la extensión de la escuela se amplió más de 972 metros cuadrados y ahora cuenta con cuatro aulas más que sirven para el Centro de Educación Inicial Bilingüe Intercultural; nueve salones para primaria; comedor y cocina equipada; patio de ingreso a la escuela; área de juegos; servicios sanitarios; oficinas de administración y una bodega. Se contó con el apoyo de Pisos El Águila con donaciones de piso y azulejo.

Con el objetivo de mejorar el aspecto de otros lugares destinados a la educación, cuatro escuelas más fueron reconstruidas y remozadas, lo cual incluyó la reparación de puertas, equipamiento de cocinas, mejoras en los servicios sanitarios, entre otros.

Debido a que Fundación Castillo Córdova tuvo conocimiento de que la aldea no contaba con un lugar propio para las clases de telesecundaria, dispuso iniciar la construcción del Instituto de Educación Básica de Telesecundaria de Tzununá con el fin de promover la tecnificación de los estudiantes.

Esta posee aulas con espacios acondicionados y ambientes aptos para brindar una mejor educación en el ciclo básico, lo cual contribuye con la modernización didáctica. La Telesecundaria tiene una extensión de 697 metros cuadrados y cuenta con seis aulas, sanitarios, comedor escolar, cocina escolar y un área para los docentes.

Los insumos monetarios para la Telesecundaria fueron donados mediante la unificación de los fondos donados por la Embajada del Japón que ascienden a Q 597,100.00 y fondos aportados por colaboradores de Cervecería Centro Americana, S.A. y sus distintas empresas corporativas, que ascienden a Q 350,000.00; mientras que el terreno fue adquirido por Fundación Castillo Córdova y será donado al Ministerio de Educación al inaugurar la obra en los próximos meses.

Ordenamiento e imagen urbana

Con la guía de Fundación Castillo Córdova, la comunidad se organizó en grupos para hacer voluntariados de limpieza de calles. Así fue como empezaron a cambiar el aspecto del entorno y sacaron el máximo provecho de las áreas abandonadas que estaban convertidas en basureros clandestinos. Como complemento a lo anterior, se estableció un centro de reciclaje de desechos sólidos, donde anteriormente operaba un basurero municipal sin tratamiento.

Asimismo, se llevó a cabo el empedrado de cinco calles con el apoyo de la empresa Tokura y se instaló tubería de alcantarillado, así como tragantes y cajas de registro en cauces para las aguas pluviales. Estas obras alcanzaron una inversión de Q 465,000.00 aunado al apoyo invaluable de los vecinos. Además, se cambió totalmente el techo de dos iglesias católicas del lugar.

Para reducir los índices de contaminación y enfermedades, se trabajó en el programa de “Viviendas saludables”, con el cual se instalaron 270 letrinas aboneras donadas por la Embajada de Polonia en México y 570 estufas ahorradoras de leña, con el apoyo del Club Rotario Guatemala Vista Hermosa.

Se entregaron 540 filtros purificadores de agua y en 366 casas se colocó piso de cemento en las cocinas. Además, se construyeron piletas con su propio pozo de absorción para darle un mejor manejo a las aguas superficiales en las viviendas. Esto se llevó a cabo mediante la fusión de fondos otorgados por Fundación Castillo Córdova y los colaboradores de Cervecería Centro Americana, S.A.

El Centro de Salud ofrece medicamentos y servicios como emergencia, ginecología, nutrición y odontología. 

En manos de los vecinos

Antes de concluir el proyecto la Fundación Castillo Córdova trabajó en el empoderamiento de la población, lo cual es fundamental para la sostenibilidad del mismo. Ello implicó una estrecha relación con los vecinos para impulsar su involucramiento en relación a la infraestructura construida.

Fundación Castillo Córdova se alió con la Asociación de Vecinos de Tzununá, la cual mantendrá la vigilancia de las instalaciones para que permanezcan en óptimas condiciones y sean utilizadas en actividades para las cuales fueron diseñadas.

Por ahora, algunas obras físicas, como el Centro de Salud y las escuelas, ya han sido entregadas oficialmente a los Ministerios de Salud y al Ministerio de Educación, respectivamente.

Estas instituciones del Estado se han comprometido a velar por su conservación y darle el mantenimiento adecuado. También serán las responsables de proveer el equipo y personal necesario para su funcionamiento.

“Las obras de infraestructura que se edificaron están concebidas para satisfacer los servicios básicos de la población de la Microcuenca Tzununá e incentivar una economía pujante y sostenible. Creímos en este sueño y seguimos creyendo en la gente de Tzununá, cuya aceptación y voluntad ha sido fundamental para hacer posibles estas obras”, expresó Rolando Castillo, director de la Fundación Castillo Córdova.

La comunidad cuenta con negocios que dan fe del desarrollo económico de Tzununá.