Dentro del poder Legislativo existe una minoría de diputadas, lo que causa que muchas veces sean desplazadas por los congresistas y que su voz no sea tomada en cuenta.

Aún así, varias de ellas juegan dos papeles fundamentales, logran mantener el cargo dentro del pleno junto con su rol de madre, en sus hogares. Esto hace que las parlamentarias cumplan con dos de las más importantes funciones en el país.

Nineth Montenegro, de Encuentro por Guatemala, considera que lo más difícil de compartir ambos papeles es el estar fuera de casa, más cuando sus dos hijos se han enfermado y no ha podido atenderlos por completo.

Además de las largas ausencias por estar en los mitines, momentos que la diputada Montenegro menciona que en ocasiones se presentaba con pañaleras. La parlamentaria es madre de dos hijas que se llevan diez años entre ellas.

Otra diputada mamá es Iliana Calles, de FCN Nación, quien menciona que lo más difícil es dividirse entre las funciones de madre y diputada. La parlamentaria cuenta con una hija y un hijo mayores de edad, y en pocos meses se convertirá en abuela.

Junto con ellas están las diputadas Delia Bac y Eva Monte, de la bancada Alianza Ciudadana, quien son madre e hija y comparten la profesión y los ideales dentro de la política.

Ambas tienen tres hijos cada una, siendo Eva Monte la única hija de la diputada Bac quien siguió los pasos de su madre. Consideran que no entienden cómo logran atender a sus hijos y cumplir con sus funciones en el Congreso, incluso la diputada Monte mencionó que en una ocasión tuvo que ingresar en el hemiciclo con su hijo.

Las parlamentarias coincidieron en que cada momento libre que tienen, lo utilizan para pasarlo con su familia y cumplir con sus funciones de madres y esposas.