Tras los ataques de esta mañana a Telefónica en España y en hospitales en Inglaterra, se han reportado ataques del ransomware llamado WannaCry alrededor del mundo.

Este virus es un malware de tipo ransomware, el cual exige un rescate en bitcoins a cambio de liberar los sistemas infectados. WannaCry ha “secuestrado” equipos vulnerables en Estados Unidos, Canadá, Rusia, China, Italia y Taiwan. Los expertos en seguridad digital reportan ataques en 74 países.

Según Jakub Kroustek, experto en antivirus de la compañía Avast, se han detectado en todo el mundo más de 57.000 ataques el día de hoy. Kaspersky estimaba en más de 45.000 los ciberataques, según indicaron a EFE. Compañías como Telefónica han optado por simplemente apagar sus equipos para evitar la propagación ya que no hay, de momento, cómo detener el virus.

El mensaje desplegado por el ransomware está escrito en rumano, pero expertos han determinado que no fue escrito por un nativo. Según las primeras informaciones, este ataque ha aprovechado una conocida brecha de seguridad que permite tomar el control de un ordenador con Windows. Pese a que Microsoft avisó el pasado 14 de marzo de esta incidencia, los responsables de este ataque lo han utilizado con éxito, explica el diario El Mundo.