Al estacionar recordé a mi padre, luego de haber llamado a mi madre para felicitarla por el día de las madres y pensé, ¡que buenos recuerdos me trae este callejón de la zona 1! Pase frente al viejo edificio de dos pisos cerca del viejo convento de Belén y recordé el bufete de mi papá y como de niño nos llevaba con él a la oficina y de como oía yo impresionado sus veloces manos teclear las escrituras en su máquina eléctrica Olivetti y luego una IBM de aquellas de cabeza de esfera, y caminar por la oficina y oír a mi papá hablar con reverencia de sus colegas abogados del primer y segundo piso de su oficina profesional.
Apresuradamente me puse el saco, le pedí al cuidador un buen ojo para el carro y camine las dos o tres cuadras para llegar a la entrada de la novena avenida del Congreso. Ya estaban allí en paz y ordenadamente como habían prometido las señoras de las protestas contra la reformas constitucionales mal hechas y los señores de Jalapa, Jutiapa, Salamá, Zacapa entre otros departamentos del interior del país. Todos ellos y sus paisanos en paz protestando junto a las señoras de Guatemala Inmortal, contra las pésimas reformas constitucionales.
Un veterano oficial retirado del ejército, con un megáfono al hombro gritaba consignas recias a favor de Guatemala NUESTRA Constitución y soberanía! lo he visto muchas otras veces en mil batallas y pensé esa es congruencia y compromiso. Recuerdo que una sonrisa llego a mi rostro, y me llené de satisfacción al ver a los paisanos del oriente junto con los capitalinos protestando en paz y armonía, sin miedo, con la frente en alto por Guatemala.
Salude a todos cuanto me fue posible y vi a más de una centena de aliados cantando el himno de la república, exigiéndole a los políticos que cumplieran su deber y exigiendo la entrada al Congreso para poder protestar libre y constitucionalmente como es nuestro derecho de hombres y mujeres libres. Da gusto sinceramente ver tanta gente que por sus propias pistolas y por convicción ciudadana autentica luchan por su país y por su libertad, pensé.
Por un momento también recordé con pena y hasta vergüenza ajena, las columnas de opinión resentidas y odiosas de extranjeros llenos de arrogancia que a pesar de la acogida que esta tierra les ha dado por años, hoy escogen, burlarse del Himno Nacional y de las señoras que con tesón, valentía y mística de la forma más transparente y patriótica luchan, y que se organizaron rápidamente y por redes sociales convocaron a las protestas y la gente y todos nosotros al percibirlas honestas, honradas y dignas dijimos todos a uno vamos al Congreso a defender la Constitución. Sin embargo los obstáculos plantados contra nosotros fueron evidentes: piquetes de policías armados para “defender” al Congreso de una protesta ciudadana pacífica y sin armas de ninguna especie; prohibición de entrar y limitar el número de manifestantes de uno u otro campo de forma totalmente arbitraria e ilegal otra vez violando la Constitución.
Luego de horas de protestar y esperar, trabajadores honestos del Congreso, que al igual que nosotros son ciudadanos y no están de acuerdo con el manoseo espurio que se quiere hacer de NUESTRA Constitución, nos dejaron pasar solo a algunos manifestantes unos por el NO y otros por el Si a la reforma constitucional de Cicig, MP y PDH en abierta violación a la Constitución y al procedimiento e iniciativa de reforma constitucional establecido diáfanamente en nuestra Carta Magna.
Pedimos en todo momento que se dejara entrar a ambos bandos pues ambos somos igual ciudadanos y tenemos exactamente el mismísimo derecho de protestar y expresar nuestra opinión. ¿Qué vivimos al subir al palco del pueblo? empleados del Congreso les quitaron unas flores blancas a los del SI y a nosotros los del NO nos quisieron quitar nuestros carteles por que no vaya a ser unas flores o unas hojas de papel fueran a herir en el alma a los señores diputados ofendidísimos por nuestra presencia y protesta!!! No entregue mi cartel me opuse tajantemente y le hice ver al trabajador del Congreso respetuosamente que ese papel en mis manos representa nuestra libertad de expresión y que tanto a los contrarios debería regresarles sus flores como a nosotros nuestros carteles y respetar nuestros derechos. El trabajador fue correcto y desistió de su intento. Me quede con mi cartel de una hoja y seguí protestando pacíficamente.
Fueron debo reconocerlo diputados los que nos dejaron al fin entrar al Congreso, protestaron y pidieron en el pleno que nos dejaran entrar a todos y eso debo de reconocerlo y agradecerlo públicamente. Igualmente agradezco a la más de una centena de manifestantes nuestros que no dejaron entrar al Congreso el haberse quedado afuera bajo el sol protestando y arengando a la gente para no decaer en la lucha y subir los ánimos a todos adentro y afuera del Congreso para seguir luchando; a esos valientes mi agradecimiento y admiración sincera!
No se agredió a nadie, aun así algún mentiroso o mal intencionado o parcial reportero quiso así mentir y publicarlo distorcionadamente y de mala fe. No lograron forzar como han querido, el terrible Consejo de Justicia para destruir el principio republicano de pesos y contrapesos y permitir la toma por grupos políticos del nombramiento y calificación de todos los jueces del país y el presupuesto total del OJ
Nos alegramos por Guatemala al ver fracasar tan estrepitosamente las enmiendas al artículo 209 constitucional (6 votos a favor contra 103 en contra de la aprobación de esa reforma) y prometimos todos seguir llegando al Congreso y seguir la protesta firme pero pacífica. Fue un buen día para el país y sus hijos que nunca esquivan la ruda pelea!
que viva Guatemala Inmortal !!!
SEGUIREMOS LUCHANDO, SEGUIREMOS LLEGANDO. VAMOS A LOGRAR SALVAR NUESTRA CONSTITUCIÓN Y NUESTRA LIBERTAD !!!
QUE VIVA LA SOBERANA REPÚBLICA Y SU CONSTITUCIÓN !!!
República es ajena a la opinión expresada en este artículo