La ministra de Salud, Antonieta Caporale, fue destituida por el gobierno de Nicolás Maduro horas después de que se empezaran a difundir en la página web del Ministerio para la Salud informes epidemiológicos que desde hace tres años no eran publicados y que son de difusión obligatoria.

Aunque los boletines recientemente difundidos por el Ministerio de Salud sólo registran datos hasta 2016, son los datos epidemiológicos oficiales más novedosos desde 2014. El miércoles se dio a conocer que un total de 11.466 neonatos murieron en Venezuela durante 2016, un 30,12 % más que el año anterior.

Entre las causas más frecuentes de esas muertes el informe señala la sepsis neonatal, la neumonía, la enfermedad de membrana hialina y el nacimiento prematuro. Asimismo, revela el acumulado anual hasta la semana 52 de mortalidad materna con 756 casos, lo que supone un incremento de defunciones del 65,79 % en comparación con el año anterior. Gran parte de estos casos corresponden al estado occidental de Zulia (107).

Según el informe oficial, en 2016 hubo en Venezuela 29.263 casos de dengue y un aumento en los casos de malaria, que hasta la semana 52 de 2016 eran 240.613, “lo que representa un incremento del 76,4 % con respecto al mismo período del año anterior, en el que se registraron 136.402 casos.

La Sociedad Venezolana de Infectología (SVI) ha venido exigiendo que el Gobierno informe a médicos y población en general sobre los cuadros infecciosos existentes en el país, especialmente durante los últimos dos años a raíz del deterioro del sistema sanitario nacional, según publicó el diario El Mundo.