Van en bicicletas de 600 dólares, vistiendo camisetas del Che y pregonando su perfección absoluta. Son íconos de moda, cultura, vanguardistas del pensamiento social y las personas más cool que hay. Gritando consignas socialistas y ordenando el caos del mundo, sin mover un dedo. Son los progres latinoamericanos, los guerreros de la verdad absoluta que nos salvarán de nosotros mismos.

Estas son cinco formas de identificar a un progre:

  • Un progre siempre tiene la razón. Cuando no la tiene, es tu culpa por fascista-reaccionario-ultraderechista-yanqui.
  • Dirigen la revolución desde sus iPhones a través de redes sociales en contra de los cerdos capitalistas. ¡El mundo cambiará, un tuit a la vez!
  • Son activistas de absolutamente todo. Son los guerreros sociales que merecemos, no los que necesitamos en este momento… Demócratas de toda la vida, ecologistas, pacifistas, solidarios, cultos, iconoclastas, anti globalistas, dialogantes, cultos, con gusto impecable, carismáticos, frescos y de vanguardia. Siempre son pro-algo y si tu no compartes su causa, es porque eres el causante de que el planeta esté en el estado deplorable en el que está.
  • Tienen el diálogo corto y sus razones siempre dan pie a insultos tan enredados como sus causas. El cerdo capitalista falocentrista del patriarcado neo fascista ultraconservador nazi es su peor enemigo. Es decir, el que no entiende o no comparte sus ideas.
  • El enemigo del progre es un tipo blanco que tiene dinero y abusa de sus privilegios. Ese tipo al que no conoce, pero puede identificar perfectamente, que puede ser cualquiera, aunque no tenga nombre.