Alberto Sobalvarro es de experiencias y vivencias. No es alérgico a la crítica. Tiene una visión y actúa. Su emoción contagia a cualquiera y cuando le dije que me hablara de PídeloRápido, no tuvo pelos en la lengua.

“Nació como un capricho”, dice. Regresó a Guatemala por su esposa y asegura que ella es en dueña de pídelo rápido. “Ella es mi musa”, afirma. Ambos vivieron mucho tiempo en el extranjero. Alberto trabajó en Bramha en Brasil y al visitar a sus papás se dio un descanso de su vida como ejecutivo para volverse emprendedor, esposo y papá en un año por lo que su primer consejo fue no hacerlo todo de una vez.

En Guatemala empezó a comprar cosas por internet y le tomó por sorpresa que no había nadie que vendiera y trajera productos por internet. Probé hacerlo con Ebay y con Amazon; con el primero nunca llegó y el segundo se tardó 65 días,  tuve que ir a traerlo en zona 1. Estamos hablando en 2008.

“Me dije ‘tiene que haber una forma de hacer mejor esto’. Me topé con los casilleros (Po.Box) que son un asalto a mano armada. Te cobran flete, volumétrico mayor. No había una claridad sobre los cobros. Tenía que pagarle a la tienda primero y después al casillero y solo aplicaba si tenías tarjeta de crédito”, recuerda. Alberto comenta que fue en este momento donde se le prendió el foco.

“Identificamos un problema ahí. En Guatemala hay 1 millón de tarjeta habientes y ¿los otros 14 millones? Yo viví afuera y cuando pedía por internet me dejaban las cosas en mi casa. En Brasil, Bélgica y EEUU, todo era a mi casa. Cuando tuve la experiencia del casillero e hice el ejercicio de pedir un CD por cuatro métodos diferentes a ver en cuánto me sale. Nadie tenía una claridad de cobro. Si te gusta bien y si no “órale”. A todo esto había que meterle el post 9/11 donde empezaron a bloquear los IPs, las tarjetas de crédito, se volvió un desastre”, recuerda.

Alberto reunió un equipo lo suficientemente loco como él para que se metiera en su cabeza y compartieran su visión. “Nos aventuramos en hacer tecnología y desde entonces hemos empezado a “pivotear” la tecnología 6 veces en 6 años porque no había un manual y durante este tiempo hemos ido aprendiendo cómo se hace”, expresa.

Alberto Sobalvarro, (C) con el equipo de Pídelo Rápido.

Tres tecnologías

Primero se decidió que la herramienta tuviera la opción de cómo cotizar en quetzales para que la gente entendiera en su moneda local y que te digan en una cantidad el flete, valor de producto, entrega y entonces el consumidor lo pide sin llevarse una sorpresa como sucede con el casillero.

“Después desarrollamos un sistema de integración financiera, es decir, si no tengo tarjeta de crédito pero quiero pagar en efectivo o en visacuotas o por puntos, ¿Qué opciones me da si me voy a la tienda El Duende o a MAX. Replicamos un sistema financiero que refleje el ecosistema financiero nacional”, comenta

¿Qué hacemos para que la tecnología funcione continuamente, es decir no quiero contratar a un ejército de gente y logramos categorizar los precios en tiempo real. Entonces la experiencia del usuario es un flujo contínuo en lugar de estar esperando mucho tiempo por sus productos“, aclara.

Citibank y la incertidumbre

Al tener dos primeros desarrollados y el tercero en Beta (es decir en modelo de prueba) y a finales del 2014 participamos en un hackatón latinoamericano de Citibank mundial Latinoamérica, EEUU, Europa, Asia y desde mediados del 2014 hasta el 2015 el evento se prestó para soluciones fintech (Las empresas usan las tecnologías de la información y la comunicación para crear y/o ofrecer servicios financieros con bajo costo). “Nosotros postulamos PídeloRápido bajo una solución cobrado llamado citishopping en donde los usuarios iban a poder comprar por todo el mundo y la postulamos porque queríamos hacer otro negocio para Citibank. Ganamos como la solución más innovadora de toda América Latina”, recuerda.

Alberto cuenta que iniciaron a diseñar la parte Beta del Movil para sacar una versión a principios del 2016. Lanzamos el piloto en en Colombia en 2016 en enero y en  marzo Citibank decide vender todos sus activos. En ese momento ya teníamos la estructura para trabajar regionalmente. Empezamos en Guatemala, El Salvador, Colombia, Panamá y siguen Ecuador Chile, Nicaragua y Costa Rica.

Con el contratiempo lograron contactar con un alto ejecutivo de Ebay y se convirtieron en socios con el fin de mejorar la herramienta e introducir Ebay a Latinoamérica. Alberto recuerda que tuvieron que irse 7 meses a Nueva York para aprender toda la herramienta de Ebay.

Teníamos aplicaciones web y nos volvimos un ebay partner company a nivel latinoamericano. Nuestra herramienta consume en tiempo real todo el inventario de Ebay y lo quetzaliza o en la moneda local sin necesidad de una cuenta en Playpal o cuenta Ebay, sin nada. Es una búsqueda orgánica dentro Pídelo Rápido con todo el inventario de Ebay. Tenemos mucho de la infraestructura por ser partner, dice.

Otro de los éxitos es que lograron hacer alianzas con empresas para que a sus clientes les hagan descuentos en Amazon, Ebay y Wallmart o cualquier tienda en EEUU y afirman que estar por sacar la versión móvil final de Pídelo Rápido.

Sobalvarro tiene cientos de planes más. Todo lo que dice se escuchan como sacado de un cuento de hadas y los planes van más allá del concepto de emprendimiento, es una visión. La Gran Idea. Lo que tiene claro es que Pídelo Rápido se convertirá en La Herramienta para comprar por internet. Es desarrollo 100% guatemalteco.

Alberto justifica esa visión como una locura y se dice “pero el mundo lo conquistan los locos. Nadie te quiere simplificar la vida. ¿Porqué no darle la opción a la gente de hacer todos los pagos de una vez?. ¿Porqué limitarme a un solo mercado? ¿Porqué no puedo comprar productos de todo el mundo?”, cuestiona.

“Ese tipo de mentalidad es la que trabajamos nosotros. Si decimos que no se puede “se arma la grande”. Ahorita lo vamos a hacer, dice. Esa mentalidad es la que cambia el mundo. Pongamos a Guate en un plano bueno y esta puede ser una de ellas. Este es un berrinche que nació aquí, entonces solucionémosle las cosas a todo el mundo”, finaliza.