Todo comenzó con unos memos que proponían una “Red galáctica” descrita por J.C.R. Licklider del MIT en 1962. La idea fue adaptada para la Advanced Research Projects Agency del ejército de los Estados Unidos. Utilizando la teoría de intercambio de paquetes de Leonard Kleinrock, crearon en 1966 la ARPANET.

En 1972 se realizó la primera demostración del uso de correo electrónico en la International Computer Communication Conference (ICCC). El proceso de desarrollo continuó por dos décadas más antes de ser un servicio estable con el que varias universidades en muchos países estuvieran conectadas a lo que conocemos como la Internet, pero ¿y Guatemala?

Tras graduarse de ingeniero eléctrico y obtener un postgrado en Física, Luis Furlán quería mantenerse en contacto con sus pares y sus colegas para continuar sus investigaciones. Eran los inicios de los años 90 y solo las comunicaciones estaban restringidas a teléfono, cartas, fax o telegramas. Pero para enviar documentos y volúmenes de datos era caro y lento.

En 1990, escucha por primera vez del Internet, pero para poder conectarse era necesario una computadora de las que ocupaban un cuarto entero que tenía que ser acondicionado, pero había otra forma de conectarse, sin embargo, la idea de conectarse a la red ya había surgido.

Con una PC, conectada por medio de un nodo UUCP, un protocolo que convertía la información de digital a analógico para ser transmitida por teléfono y que recibía la señal analógica y la convertía a digital para ser leída por otra terminal, se logró la primera conexión de Internet en el país. Al utilizar la señal de teléfono, la conexión funcionaba a partir de media noche, ya que el costo por minuto era más bajo que durante el día.

El uso primordial de esta conexión a la Internet era el correo electrónico. Otros catedráticos e investigadores se enteraron de que existía, pero como la computadora de Furlán no podía ser dedicada exclusivamente a la Internet, por ello solo se conectaban de tres a cinco de la tarde.

Video realizado por la Universidad del Valle de Guatemala.

Conectando al resto del país

En 1992, habiendo sido el primer guatemalteco en conectarse y solicitar un dominio, John Postel, uno de los pioneros del Internet en Estados Unidos, le confirió la tarea de encargarse de administrar los dominios “.gt”, asegurándose de que no hubiera nombres duplicados y que la distribución fuera imparcial.

En ese año se fundó el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y el primer proyecto propuesto fue la creación de una red académica para la investigación científica. El resultado fue Mayanet, con la que se buscaba conectar a otras universidades e institutos de investigación. Esa red se logró lanzar hasta 1995, pero como las telecomunicaciones eran un monopolio, Guatel no quería que hubiera Internet.

El problema era que Guatel tenía pensado establecer su propia red de Internet en el país, utilizando un protocolo que, para aquel entonces, ya era obsoleto. Pero el proyecto de Mayanet y la entrada del primer proveedor de Internet, Cibernet, botaron el plan de la empresa de telecomunicaciones nacional, que a los pocos años desapareció, simplificando el acceso al Internet.

Sin lugar a dudas, hoy muchos dependemos del Internet y del avance de la tecnología de telecomunicaciones, pero nada sería posible, sin el esfuerzo del hombre que conectó a Guatemala con el resto del mundo.