Una tragedia pudo ocurrir este martes en Panzós y aunque las autoridades fueron alertadas de un posible enfrentamiento entre pobladores, no se presentaron en el lugar, dejando solo al alcalde del referido municipio para resolver un conflicto que dejó como saldo siete personas heridas.

Según el alcalde Jaime Chub, unos 300 empleados de las fincas Venecia y Palestina, que no tienen trabajo porque estas propiedades están invadidas, se organizaron para desalojar los inmuebles y por ello pidió la presencia de la Policía Nacional Civil (PNC) y delegados de la Procuraduría de Derechos Humanos y la Comisión Presidencia de Derechos Humanos, pero ninguna de las instituciones llegó, pese al aviso y a confirmar su presencia.

El jefe edil cuenta que por sus medios viajó a la finca Palestina y dialogó con los invasores para evitar una tragedia y la mayoría tomó en cuenta el peligro y empezó a prepararse para salir de manera voluntaria, pero el otro grupo llegó a la finca Venecia y todo presagiaba un desenlace fatal.

Unos 300 trabajadores se organizaron para desalojar a los invasores que les impiden retornar a sus labores.

Hubo disparos

Chub comenta que los trabajadores ya no pudieron desalojar a los invasores porque hubo disparos al aire, lo cual los asustó y huyeron. Supuestamente las armas son de otro grupo de invasores vinculados al Comité de Unidad Campesina (CUC), que ocupa ilegalmente la finca Paraná, cercana al sitio, explica el jefe edil.

Tras lamentar el incidente y la falta de respuesta de las autoridades departamentales, el alcade dice que los invasores se mostraron dispuestos a salir de las fincas siempre y cuando el Gobierno les facilite otro lugar para trasladarse.

Este jueves diez representantes de cada finca se reunirán en la capital con autoridades de la Secretaría de Asuntos Agrarios para buscar soluciones al problema.

Empresa dispuesta al diálogo

NaturAceites, empresa propietaria de ambas fincas, comenta que siempre ha estado dispuesta al diálogo y confirma la ausencia de las autoridades en el área.

“La situación de inseguridad y violencia se ha recrudecido en el Valle del Polochic, Izabal, en las últimas semanas ante la ingobernabilidad y ausencia del Estado lo que ha generado mucha tensión social”, indica la compañía.

“Cansados de esta situación, muchos tramos carreteros han sido bloqueados por comunitarios en las últimas semanas y alrededor de 12 comunidades aledañas a la empresa NaturAceites en el área de Panacté, denuncian y se quejan de las reiteradas invasiones y usurpaciones a la propiedad privada por grupos armados que operan en la región”, agrega la empresa.

“NaturAceites reafirma su respeto a la Ley y al Estado de Derecho, por lo que hace un llamado a todas las comunidades afectadas para que apuesten por el diálogo y la mediación pacífica sin poner en riesgo sus vidas”, enfatiza NaturAceites.

“Pedimos de manera urgente a las autoridades del Gobierno que hagan valer el Estado de Derecho, que se respete y cumpla la Ley en el Valle del Polochic, de manera que retorne la gobernabilidad a la zona”, concluye la firma.