En el marco del X Foro Nacional de Responsabilidad Social Empresarial organizado por el Centro para la Acción de la Responsabilidad Social Empresarial (CentraRSE), fue firmado un convenio para la implementación de una herramienta de indicadores empresariales vinculados al cumplimiento y comportamiento socialmente responsable de las empresas a nivel sectorial.

Los resultados serán a largo plazo, expresa Juan Pablo Morataya, director ejecutivo de CentraRSE y los resultados de este primer ensayo “piloto” podrían presentarse en noviembre.

Los empresarios han expresado su beneplácito por la creación del ICR y lo vieron como una oportunidad de tener una herramienta para visibilizar y dar a conocer su compromiso con la sociedad.

“Es una forma de poder decir que tienen programas de inclusión laboral y que mostrarán un rostro del sector privado que la sociedad no han visto”, dice el Director Ejecutivo.

“Hicimos un comparativo entre sistemas examinamos la ISO 26000 y la ISO 37001 y todas las ISO que hay en cada uno de los temas y luego las cruzamos para aplicarlas y de ahí se sacó la matriz de base”, agrega.

De qué se compone el ICR

Juan Pablo Morataya Director Ejecutivo de CentraRSE

El Índice de Coportamiento Responsable (ICR) se compone de 75 indicadores que están constituidos en cinco sistemas que conforman el “ecosistema de comportamiento responsable”.

  • El primero es de prácticas de gobierno corporativo toda la gestión ética, prácticas antisoborno, anticorrupción, transparencia, rendición de cuentas.
  • El segundo que es de prácticas laborales, cómo las empresas se conducen con sus empleados y mide pago de impuestos prestaciones, ventajas económicas.
  • El tercero es ambiental y como las empresas se gestionan desde la coeficiencia, adaptación al cambio climático, prevención de desastres naturales, consumo responsable de insumos, agua energía
  • El cuarto va enfocado a lo económico y social es de cómo las empresas van desarrollando procesos de alianzas público-privadas, voluntariados, diálogo sostenible con las comunidades y sus intervenciones de impacto en la sociedad.
  • El quinto es de mercadeo y consumo responsable entendiendo que las empresas también a través de sus productos juegan un rol fundamental en la sociedad. “Entonces estas prácticas y políticas están siendo transparentes con la calidad de un producto, cómo lo estoy publicitando también juegan un rol”, explica Morataya.

¿Quiénes lo evalúan?

Morataya explica que 100 empresas participarán en el “piloto” y fueron elegidas por los gremios de Cacif. CentraRSE administrará la herramienta con auditores externos y los indicadores se están validando con el apoyo del Ministerio de Trabajo y Economía. Agregó que se está en pláticas para que los resultados sean certificados mundialmente por ISO.

“Lo que se busca es una transformación para generar confianza en todo el proceso. Que las instituciones tanto del estado como privadas puedan confiar en ellas. Queremos fortalecer la institucionalidad y confianza entre los sectores”, agrega Morataya.

Las 100 empresas vienen de cinco sectores: construcción, agroindustria, manufactura y textil y azucarero. A Agexport le interesa la herramienta para entrar en mercados internacionales. Hay una base de 25 auditores nacionales,pero en un futuro se quiere que sean auditores de la región centroamericana.

El compromiso de las 100 empresas debe ser anual y con el tiempo se agregarán más para seguir mejorando. La expectativa de la herramienta es que se pueda validar internacionalmente como un aporte guatemalteco, para que el mundo pueda usarla y puedan medir el comportamiento de sus empresas, expresa Morataya.

La empresa tendrá que pagar el proceso. El costo ronda por los US$800 para las grandes empresas y Pymes Q500, aunque podría variar.

“Creo que será una foto muy fiel de la situación de las empresas nacionales”, concluye.