Es de mañana. Los rayos del sol están levantando la temperatura. En la cima del cerro de San Andrés Semetabaj se dan las últimas instrucciones de seguridad mientras se ajustan los arneses. Empieza la carrera hacia el borde. La tierra desaparece bajo los pies y la adrenalina hace que todos los sentidos se agudicen. ¡Estas volando!

Los giros que buscan aprovechar las corrientes de aire ascendentes hacen que el parapente se eleve los movimientos que parecen salidos de una coreografía en una película de acción. La vista es simplemente impresionante. Es fácil perderse en los reflejos del lago, las nubes y los volcanes. El viento, a momentos ensordecedor, te recuerda que estás a 500 metros sobre el lago. La gente en Panajachel se ven como hormigas.

Deja de imaginarlo. Míralo aquí:

Según la Asociación Departamental de Vuelo Libre, hay entre 25 y 30 pilotos que realizan este deporte y que participan en competencias nacionales y en el extranjero. Pero los vuelos más comunes son los vuelos en tándem, en los que un piloto experimentado acompaña a alguien que quiere experimentar cómo se siente volar sin tener alas.

En un mes se realizan 150 vuelos, la mayoría en fines de semana donde se pueden llegar a realizar hasta 55 vuelos si el clima lo permite. La temporada de Vuelo Libre es de Enero a Mayo ya que es complicado volar en los meses de lluvia.

Si te interesa federarte y aprender este deporte, puedes contactar a la Asociación Departamental de Vuelo Libre al 7762-6059.