Entre el 2010 y el 2017 los “complementos específicos al personal permanente” del Ejecutivo pasaron de Q1,560.7 millones a Q3,240.4 millones, evidenciando un incremento del 107.6%, según el Sistema de Contabilidad Integrada Gubernamental (Sicoin).

En igual período también aumentaron los que se dan al personal temporal al pasar de Q298.7 millones a Q416.9 millones, un alza del 39.6%.

Los complementos en ambos casos corresponden a la remuneración adicional al sueldo base por bonos específicos derivados de la emisión de decretos, acuerdos y suscripción de pactos colectivos de condiciones del trabajo en los ministerios y secretarías del Gobierno.

En el caso del personal permanente, renglón 011, el mayor aumento porcentual de bonos se registra en las carteras de Defensa, 307.4%; Agricultura, 285%; Gobernación, 183.3% y en las secretarías y fondos sociales con un 136%. La Procuraduría General de la Nación (PGN) es la única dependencia que muestra una reducción en esta erogación del 10.5% en los siete años.

En el caso del personal temporal, renglón 029, el alza es encabezada por la Presidencia de la República, 265.1%; Defensa, 164.2% y Energía y Minas con 124.2%. En tanto que los ministerios de Finanzas, Agricultura, Comunicaciones, Economía y Ambiente muestran, en ese orden, una reducción.

Versión oficial

“Se ha hecho un esfuerzo (en este Gobierno) por hacer un análisis de los pactos colectivos en donde se contemplan remuneraciones, estipendios y otro pagos  al personal permanente. Desde el año pasado se ha pedido que todo tenga que venir con un dictamen de la Dirección Técnica del Presupuesto para buscar la viabilidad y sostenibilidad financiera. Es importante destacar que previo al 2016 no se hacía ese análisis y las instituciones negociaban los pactos colectivos sin considerar una sostenibilidad financiera”, afirmó en términos generales el viceministro de Finanzas, Víctor Martínez.

Se solicitó una entrevista con el director de la Oficina Nacional de Servicio Civil (Onsec), Estuardo Ramírez, para hablar acerca del tema, pero al cierre del artículo no la había otorgado. También se buscó la versión del Ejército y de Gobernación, las entidades con mayores aumentos, pero no respondieron.

Causas y efectos

Hugo Maúl, analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), considera que los bonos se utilizan para compensar salarios bajos que hay en ciertos puestos del sector público, y cuestiona el que no exista un mecanismo para pagar en función del mérito y resultados.

“Lo peor de todo es que esto se está yendo para pagar a un servicio civil donde no necesariamente se ha escogido al mejor, no se evalúa su trabajo y tampoco se le mide por resultados. Seguramente hay algunos que se merecen el bono porque han trabajado bien y tiene méritos para estar en el servicio civil, pero hay otros muchos no”, expresó Maul.

Luis Linares, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES), también coincide en que “por la desactualización de salarios base se ha recurrido a esos incrementos” en el sector público.

¿Qué hacer?

Para evitar que se esté dando aumentos a personal que no llena las cualidades que necesita el servicio civil, el Ejecutivo debe terminal el censo de empleados del sector público porque “no se puede hacer ningún tipo de política si no sabemos sobre quién recae. Una vez hecho eso hay que hacer una reforma de la Ley de Servicio Civil”, afirmó el experto del CIEN.

En tanto que Linares enfatizó que “para evitar una dispersión de los salarios, lo que debe hacerse es revisar las escalas salariales de la administración pública y fijar escalas razonables y justas”.

Además, “se necesita ordenar las remuneraciones de una manera que haya justicia y equidad en cuanto a los montos dependiendo, primero, de las posibilidades del Estado y, segundo, de los niveles que tienen actualmente y de las responsabilidades de cada grupo de servidores”, dijo Linares.