La Cumbre que se realiza en la ciudad siciliana de Taormina después que EEUU se negara a comprometerse con el Acuerdo de París contra el calentamiento global que están divididos respecto al tema del cambio climático.

El presidente estadounidense Donald Trump anunció con un tuit al término de la cumbre que decidirá “la próxima semana” si se retira o no del histórico Acuerdo de París, firmado en 2015, con el fin de reducir las emisiones mundiales de carbono.

Pese a las presiones de los europeos (Alemania, Francia, Italia, Gran Bretaña y la Unión Europea), de Canadá y de Japón, Donald Trump no ha cedido.

Estados Unidos está revisando su política sobre cambio climático así como el Acuerdo de París y por lo tanto “no se llegó a un consenso sobre ese asunto”, recalca la declaración final.

Tomando nota de ese proceso, los jefes de Estado y de Gobierno de Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y la Comisión Europea “ratificaron su compromiso para aplicar prontamente el Acuerdo de París”, subraya el documento.

Trump, que se había comprometido a clarificar la posición de Estados Unidos sobre el cambio climático antes de la cumbre, llegó sin una respuesta a la cita con los otros seis jefes de Estado y de Gobierno de las mayores potencias económicas y adelantó que “está reflexionando” sobre asunto.

“Vino para aprender y la posición que adopte será la mejor para Estados Unidos“, explicó su consejero económico, Gary Cohn.

La canciller alemana Angela Merkel, gran defensora del Acuerdo de París, reconoció ante la prensa este sábado su insatisfacción. “Toda la discusión sobre el tema del clima fue muy difícil, por no decir muy insatisfactoria”, contó Merkel.

“Tenemos aquí una situación de seis contra uno, lo que significa que no hay todavía ninguna señal que indique si Estados Unidos permanecerá o no en el Acuerdo de París” sobre el clima, agregó.

La posición de Trump sobre ese tema tan delicado generó reacciones de la organización ecologista Greenpeace.

“Trump está aislado”, comentó en un comunicado la entidad en el que destaca el compromiso de las otras seis potencias contra el cambio climático.

El presidente francés, Emmanuel Macron, se mostró por su parte menos pesimista respecto a los resultados de la cumbre. “Considero que hubo progresos y que hubo verdaderas discusiones e intercambios”, dijo ante la prensa, tras la cita del G7. “Hay que tener en cuenta el punto de partida, cuando muchos pensaban hace algunas semanas que Estados Unidos iba a abandonar el Acuerdo de París sobre el clima”, agregó.