Este artículo fue publicado el 16 de mayo y tras los disturbios ocurridos este sábado en El Estor, adquiere importancia porque las autoridades municipales y algunos vecinos advirtieron y vieron venir hechos que podrían dejar pérdidas humanas y no se equivocaron.

En más de una ocasión los vecinos de El Estor han considerado que un estado de Sitio sería la solución a las invasiones violentas de propiedades, quema de cosechas, talas ilegales y otros delitos cometidos por delincuentes organizados que se aprovechan del vacío de poder del Estado en esa región.

Una de esas demandas ocurrió en el 2015 y la más reciente en las últimas semanas a raíz del conflicto generado por pescadores que están molestos por la supuesta contaminación del lago de Izabal y que llegaron incluso a amenazar e intimidar al jefe edil de ese municipio.

“La población ha estado pidiendo eso, pero nosotros hemos investigado que el primer nivel de control que se debería de poner en el municipio es el estado de Prevención, porque un estado de Sitio restringe muchos derechos constitucionales, mientras que el de Prevención ayuda al control en el tema de seguridad”, afirmó Rony Méndez, alcalde de El Estor.

Esa petición de los vecinos solo ha sido analizado en el Concejo Municipal de Desarrollo  (Comude) y en Concejo de Desarrollo Departamental (Cocode), cuenta el jefe edil.

“Sin embargo, en esta ocasión no lo solicitamos (los últimos brotes de ingobernabilidad) ya que se tendría que ver si continúa el conflicto, pues si sigue entonces si sería necesario”, expone Méndez.

Luego explica, que por el momento no considera necesario solicitar el estado de Prevención que se ha discutido en el Comude y Cocode ya que el Ministerio de Gobernación envió el domingo, tal y como él lo solicitó, refuerzos policiales que considera ayudarán a retomar el control.

Cuatro agentes resultaron baleados en los disturbios ocurridos este sábado en El Estor.

“Nos enviaron unas seis patrullas con unos cinco o seis agentes con cada una. El paso hacia Cobán que estaba tapado ya fue desbloqueado. Van a estar de manera temporal hasta que se logre un clima de seguridad y paz. Yo lo que pedí es que fuera permanente por la situación que ha vivido el municipio”, subrayó el alcalde.

Se intentó hablar con el Gobernador de Izabal, Rudy Ramírez, para conocer su opinión al respecto, pero no contestó su teléfono personal.

En tanto que la Asociación en formación Una voz por El Estor. aseguró que las invasiones de fincas continúan y que el 15 de mayo se enteraron de un nuevo caso cerca de la aldea Chichipate.

“La misma ingobernabilidad está dando paso a que pasen más cosas. Ojalá que los refuerzos policiales ayuden a retomar el orden; aunque, eso está muy lejano”, dijo uno de los integrantes de la Asociación que pidió no ser citado.

Sin protección

El jefe edil del Estor que ha sido objeto de amenazas e intimidaciones indicó que a pesar de haber pedido, de manera verbal a la cartera de Gobernación, seguridad personal, esta no se le ha proporcionado hasta el momento.

“Es una situación delicada, que sicológicamente lo daña a uno como autoridad porque no puede ejercer uno sus funciones en el municipio y menos hacer acto de presencia en actividades públicas. Es un desgaste físico y sicológico  y un temor constante y latente que queda”, enfatizó al ser consultado cómo se sentía luego de las amenazas y de no contar con seguridad.