Las malas referencias laborales pueden hacer la vida de “cuadritos” y podrías pasar una larga temporada sin trabajo. Empecemos porque hay jefes que cuando uno renuncia por las buenas los superiores no se lo tomen tan bien y claro el ego es el que manda en estos casos.

Si esto sucede los expertos recomiendan ponerse en contacto con la persona que dio una mala referencia tuya, (en caso de que te enteres si esto es verdad). Se recomienda no hacer una confrontación personal, lo primero es llamar por teléfono y aclarar la situación. La segunda es enviar un correo electrónico.

Tu actitud debe ser de por qué la actitud hacia tu persona, se amable sin un dejo de molestia recuerda que el objetivo es descubrir la causa de su comportamiento hacia tí.

Podrías hacer una llamada así: Inicia una conversación gentilmente y luego del saludo y los buenos deseos del caso, puedes explicar que en una reciente entrevista de trabajo lo que dices tú con lo que dice tu jefe no concuerda en cuanto al desempeño que hiciste en tu anterior lugar laboral. Refuerza que tus resultados siempre fueron de lo mejor. Que quisieras que se pusieran de acuerdo para que tu imagen no quede manchada y que se pongan de acuerdo en lo que dicen de tí para evitar más malentendidos.

Honestidad siempre es la clave

Antes que sucedan estos problemas los reclutadores recomiendan salir al paso de la crisis. Ser sincero es el consejo del experto en comunicación y semiótica Luis Jorge Alvarado. “Normalmente hoy en día se investiga mucho al candidato y es mejor que sea el candidato el que cuente la historia y no que se descubra de otra manera”, comenta.

Otra cosa que puedes hacer es contar en la entrevista que la relación con tu exjefe no fue de la mejor y cuenta a grandes rasgos sin ser tan específico lo que sucedió y lo que crees que causó el problema. De esta manera te mostrarás como una persona honesta a pesar de la insistencia de la persona que te llevó por mal y habla cosas que no son verdad sobre tí.

“Esa sensación de falta de honestidad si puede ser un elemento de descarte en un proceso de reclutamiento”, añade Alvarado.

El reclutador tiene que tomar en cuenta también que el intento de desacreditar al candidato viene con el paquete y que podría ser un problema personal que nada tiene que ver con el trabajo en mención por lo que es necesario, aclararlo y contrastarlo con el candidato.

Otro tip que puedes tomar en cuenta es dar una referencia laboral de la gente de recursos humanos o la de un excompañero laboral.