La Tierra del Colibrí, como se le conoce a la aldea de Tzununá, de Sololá, realza su vuelo de nuevo, ahora en la educación de centenares de jóvenes que ya cuentan con una Escuela de Telesecundaria por el aporte de la Fundación Castillo Córdova y de la Embajada de Japón.

El centro educativo fue entregado al Ministerio de Educación, construído y equipado con la mejor tecnología para beneficiar a más de 120 estudiantes que podrán finalizar sus estudios básicos.

Con una inversión de casi Q1 millón donados por la Embajada de Japón y la Fundación Castillo Córdova, se cumple el sueño de toda una comunidad al ver que el aporte es una oportunidad para un mejor futuro para sus hijos para culminar sus estudios.

La construcción del nuevo recinto escolar incluye seis aulas, y cada una albergará a 20 alumnos. Cuenta con espacios acondicionados, comedor y cocina escolar, sanitarios, área para docentes y ambientes aptos para brindar una mejor educación en el ciclo básico, lo cual contribuye con la modernización didáctica.

“Este ha sido un esfuerzo que ha realizado la Fundación Castillo Córdova y la Embajada de Japón. La Telesecundaria es una de las obras sociales que la Fundación realiza como parte del Proyecto de Desarrollo Comunitario Integral Microcuenca Tzununá. Sabemos que esta obra incentivará a la juventud para que continúe sus estudios de educación básica”, comentó Eduardo Castillo Di Vito, director del Proyecto Tzununá.

Por su parte José Moreno, viceministro de Educación, dijo que reciben las instalaciones “con sumo agrado y se responsabilizan de potencializar, custodiarlas y cuidarlas para que se logre los objetivos en los jóvenes”.

“Este es un programa integral que ha llevado a cabo la Fundación donde toda una comunidad ya cuenta con una escuela primaria, hoy ya un instituto de básicos y además de un centro de salud, todo esto es integral que lleva los aspectos de desarrollo a una población tan linda como lo es Tzununá”, añadió Castillo Di Vito.