Si hay tres personas en un salón y una de ellas eres tú con 100 Quetzales, y las otras dos votan para robarte tu dinero, y te apalean y te lo hurtan, ¿dirías que es una acción legítima? ¿Es moral?

¿Dirías que es moral robarle a la gente porque votas para hacerlo?

Si los mismos votan para obligarte a actuar en contra de tu mejor juicio, eliminando así tu libertad, llevándote a hacer lo que te perjudica, ¿dirías que es correcto? ¿Es moral?

Si un amigo tuyo estuviera pasando por problemas económicos, y sabiendo que tiene la capacidad para ayudarte en tu empresa, pero también sabiendo que si lo contratas, dejará de ser tu amigo y se volverá tu enemigo acérrimo, ¿lo contratarías?

¿Te parece sensata esa disyuntiva: si lo ayudas dándole trabajo pierdes su amistad, y si deseas conservar su amistad no puedes ayudarlo dándole trabajo?

Si un profesor tiene dos alumnos, uno diligente y uno haragán, y castiga al laborioso y premia al negligente, y entre más rinde el afanoso más duro el castigo, y entre menos rinde el indolente más lo premia, ¿dirías que es un profesor justo? ¿Es moral? ¿Conseguirá buenos resultados con sus estudiantes? ¿Es sensato castigar el éxito y premiar el fracaso?

¿Y cómo le iría a una empresa que castigara al empleado eficaz y laborioso mientras premia al indolente?

Si yo pretendo un bien o un servicio gratuito de ti alegando que soy tu víctima porque pretendes que te pague por lo que me vendas, ¿dirías que estoy en mi sano juicio?

Si te confieso que no entiendo nada de economía, pero que no obstante te voy a indicar como debes manejar tu empresa, de la cual yo seré el propietario real –tú tan sólo el nominal–, y en que invertir tu dinero, ¿confiarías en mi juicio?

Si te digo que poniendo en práctica estos principios de mi teoría normativa –robarte democráticamente tu propiedad, convertirte en mi enemigo o desaparecerte como empresario, castigar al laborioso y premiar al indolente, impedirte cobrar lo que consideres justo por el servicio que me prestes, y someter la dirección de tu vida a mis arbitrarias e ignorantes decisiones– vamos a tener una sociedad más justa, próspera y feliz, ¿dirías que es una gran teoría? ¿No? ¿Qué? ¿Te parece la teoría más tonta e inmoral del mundo?

Bien, pues esos son los principios del socialismo, la teoría más tonta e inmoral del mundo.

Veamos, en cuanto a robarte tu propiedad dicen:

“Los comunistas pueden resumir su teoría en esta fórmula única: abolición de la propiedad privada.” [Marx y Engels. El Manifiesto del Partido Comunista. 1890]

“En una palabra, nos acusan de querer abolir su propiedad. Efectivamente, eso es lo que queremos.” [Marx y Engels. El Manifiesto del Partido Comunista. 1890]

En relación a quitarte tu libertad, dicen:

“Pues se trata efectivamente de abolir la personalidad burguesa, la independencia burguesa y la libertad burguesa.” [Marx y Engels. El Manifiesto del Partido Comunista. 1890]

En lo que respecta a ayudar a tu amigo contratándolo para que labore en tu empresa dicen:

“Las relaciones entre obreros y patrones no podrán ser «fraternales» mientras las relaciones de éstos con los medios de producción no cambien. Además es importante señalar que estas relaciones sociales de producción son relaciones que se establecen independientemente de la voluntad de los hombres. El capitalista explota y explotará al obrero aunque no se lo proponga conscientemente, aunque luche contra esa explotación, ya que las leyes objetivas del sistema capitalista son inflexibles… En el sistema capitalista, por consiguiente, a los trabajadores se les presenta una sola alternativa: o su explotación o la desaparición del empresario capitalista.” [Harnecker. Los Conceptos Elementales del Materialismo Histórico. 1984]

En lo que se refiere a castigar al eficiente dicen:

“De cada cual según sus capacidades, a cada cual según sus necesidades.” [Marx. Crítica del Programa de Gotha. 1891]

Y, “El proletariado se valdrá de su dominación política para ir arrancando gradualmente a la burguesía todo el capital, para centralizar todos los instrumentos de producción en manos del Estado, es decir, del proletariado organizado como clase dominante… Estas medidas, naturalmente, serán diferentes en los diversos países. Sin embargo, en los países más avanzados podrán ser puestas en práctica casi en todas partes las siguientes medidas:

  1. “Expropiación de la propiedad territorial y empleo de la renta de la tierra para los gastos del Estado.
  2. Fuerte impuesto progresivo.
  3. Abolición del derecho de herencia.
  4. Confiscación de la propiedad de todos los emigrados y sediciosos.” [Marx y Engels. El Manifiesto del Partido Comunista. 1890]

Y sobre decidir cómo deberás vivir tu vida, al controlar y planificar la economía:

  1. “Centralización del crédito en manos del Estado por medio de un banco nacional con capital del Estado y monopolio exclusivo.
  2. Centralización en manos del Estado de todos los medios de transporte.
  3. Multiplicación de las empresas fabriles pertenecientes al Estado y de los instrumentos de producción, roturación de los terrenos incultos y mejoramiento de las tierras, según un plan general.” [Marx y Engels. El Manifiesto del Partido Comunista. 1890]

Y sobre que soy victimizado cuando quieres cobrarme por lo que me vendes, dicen:

“Una vez que el obrero ha sufrido la explotación del fabricante y ha recibido su salario en metálico, se convierte en víctima de otros elementos de la burguesía: el casero, el tendero, el prestamista, etcétera.” [Marx y Engels. El Manifiesto del Partido Comunista. 1890]

¿Te extraña entonces que cada vez que se pone en práctica esta estúpida teoría los resultados sean desintegración social, esclavitud, miseria, muerte y descomposición moral? La han probado una y otra vez. En la Unión Soviética, en la República Democrática Alemana, en Camboya, en Corea del Norte, en Cuba, y ahora en Venezuela. Siempre el resultado ha sido desastroso. En lugar de prosperidad y felicidad han conseguido miseria, muerte  y sufrimiento.

¡Una mala teoría nunca va a funcionar en la práctica!

Y una teoría que pretende mejorar la cooperación social, basada en la premisa de que robar  y esclavizar es bueno, no sólo es inmoral sino que es absurda. Es una contradicción en términos. La cooperación requiere que ésta sea voluntaria. La acción voluntaria requiere de libertad. La libertad requiere respeto a la propiedad privada. Es una contradicción esperar cooperación violando estos principios.

¡Es inmoral robarle a la gente!

El socialismo es la ideología más tonta e inmoral del mundo.

El único sistema normativo social o político que es moral es el sistema de libre mercado o capitalismo, pues se basa en el respeto de la propiedad privada, la libertad y la vida de los asociados.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo