Un plan de negocios es tu carta de presentación en el mundo empresarial. Los grandes revisan tu estrategia para ver si vas en serio o cuál será tu destino. Este resumen ejecutivo no tiene que ser un acuerdo político entre más resumido esté mucho mejor para tus inversionistas. Aquí van algunos consejos.

Escribe de qué trata tu negocio. Los servicios que presta, cuál es el campo donde vas a accionar. Tus metas personales y objetivos definidos y claros. Esto prepara al inversionista para lo que viene. Habla de tu producto y lo que lo hace único. Describe en palabras sencillas qué es lo que vendes.

El marketing y las ventas: Describe el estado del mercado, costos generales, lo que sucede dentro del negocio tu esquema de ventas, tu página de internet es vital para que des a conocer tu marca personal.

Enseña tu producto: Si ya hiciste un video de tu producto perfecto, es un comienzo, súbelo. Haz demostraciones de tu producto, gráficas y fotografías. Muestra cómo funcionará tu mecanismo de entrega, la navegación dentro del sitio. Qué tan amigable es tu página para que cualquiera pueda obtener el servicio que desea. La dirección, por supuesto. Incluye un mapa del sitio. Si puedes incluir testimonios de usuarios de tu página le dará más confianza al nuevo consumidor. La dirección de correo o teléfono para que se comuniquen contigo.

Incluye en la página cómo opera tu empresa, es decir el lado administrativo de tu negocio. Donde te ubicas, relaciones, legales y red de proveedores. Incluye el organigrama de tu empresa. La clave está en que esta página tenga que ser una proyección al futuro de tu visión. Siéntate e inspírate para que muestres tus metas alcanzables de lo que quieres hacer con tu negocio. Sueña despierto.

Proporciona tu historia de tratos financieros y cómo lograste llegar a tener éxito. Ponte del lado del consumidor o inversionista. Tú quisieras saber que estás tratando con gente honrada y quieres mostrar cómo opera tu empresa y mostrar la salud de tu negocio.

 

Con información de Entrepeneur.com