La frase trillada de cómo te ven te tratan viene con todas las opiniones del caso y la mayoría son ciertas. Si te vistes formal te tratan con respeto, es decir si estamos bien vestidos emitimos sentimientos positivos y todos se sienten cómodos contigo.

Por la vestimenta podemos transmitir si somos cordiales, accesibles o autoritarios y parcos. El trato entonces será complicado si nuestra personalidad es afable y la vestimenta es impecable y demasiado elegante, entonces, ¿será que transmitimos exactamente lo que deseamos comunicar?

Los mensajes son difíciles de detectar, sobre todo en el mundo de los negocios donde ser buena gente y cordial puede ser visto como una debilidad y eso signifique perder la credibilidad.

Aquí hay unas claves para no perder la cabeza con la vestimenta:

  1. Usar telas lisas. Mostrarán más autoridad y si usas estampados que sean densos.
  2. Prendas con talle perfecto: Te harán ver como una persona ordenada, disciplinada y preocupada. Esto proyectará credibilidad.
  3. Prendas con diseño angular: Líneas verticales transmiten autoridad mientras que las sueltas y redondeadas estimulan la suavidad y la accesibilidad.
  4. Usa tonos monocromáticos: Un solo color alarga la figura y transmitirás en prestancia y autoridad.
  5. Escoge tonos oscuros: Son considerados autoritarios, el azul, el negro y el gris oxford  son claves para una indumentaria profesional. Los poderes oscuros transmiten poder.

Con información de Entrepreneur.