Partidos y organizaciones de izquierda de Guatemala organizaron una marcha este martes para mostrar su apoyo a Venezuela, al “compañero Nicolás Maduro” y contra el presidente de Guatemala Jimmy Morales, así como contra la “ultraderecha” de Guatemala.

Esta protesta ocurre un día después de que la diputada Sandra Morán, de Convergencia, partido de izquierda, presentara un antejuicio contra el mandatario por su supuesta responsabilidad en la tragedia ocurrida en el Hogar Seguro, donde murieron 41 menores.

También se da una semana después de que este partido, representado en el Congreso por Morán y Leocadio Juracán, plantearan un proyecto de ley que busca expropiar tierra para los campesinos.

La “ultraderecha” propicia la crisis en Venezuela

Raúl Sicaján, quien dijo ser representante de los pueblos indígenas de Chimaltenango, comentó que “todas las organizaciones sociales se unen a favor de Venezuela porque el sistema capitalista quiere intervenir al hermano pueblo y no queremos que el Gobierno intervenga, que se preocupe por el país, ya que el proyecto de venezuela es de paz y progreso”.

Este es parte del mensaje que Sicaján dio a los campesinos:

La mayoría de campesinos, uno 300, antes de la marcha solo sabía que viajó a la capital para caminar hacia la embajada de Venezuela, pero no tenían más información. Fue Byron González, dirigente del Comité de Desarrollo Indígena (Codeca), quien al iniciar la caminata les habló del recorrido y qué harían en cada punto.

Primero llevaron un documento a la Cancillería donde pidieron a Jimmy Morales no intervenir en los asuntos de Venezuela, ni siquiera que opine “porque está llevando la corriente capitalista, saqueadora y asesina de los empresarios americanos”, subrayó Sicaján.

Enseguida se dirigieron hacia la embajada de Venezuela para entregarle el mensaje de “solidaridad” a la embajadora, de parte de organizaciones como Codeca, Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas, Frente Nacional de Lucha y de partidos políticos como Winaq, URGN y Convergencia, todos identificados como “amigos solidarios de Venezuela”.

Sandino Asturias, vinculado con la URNG, comentó que “es el pueblo venezolano es que debe resolver sus problemas, y se debe ser solidario y no dejarnos intimidar por presiones de la derecha ultraconservadora que quiere retroceder todos los avances, que quieren regresar a una venezuela privatizada y al servicio de la oligarquia”.

Sandino Asturias, de URNG, animó a los campesinos para expresar su apoyo a Venezuela.

La crisis es evidente

De acuerdo con Antonio Malouf, presidente del Cacif, la mayor evidencia que los sistemas como el de Venezuela no funcionan es la salida de miles de venezolanos que huyen en busca de alimentos y empleo.

“Si están a favor de Venezuela, entonces que se vayan a vivir a ese país donde no hay alimentos ni trabajo”, expuso el dirigente empresarial.

Mientras tanto, Carolina Castellanos, directora ejecutiva de la Asociación Para El Desarrollo de la Libertad y el Desarrollo Sostenible, comenta que estos grupos lo que buscan es desestabilizar al Gobierno porque el Presidente de la República ni se ha pronunciado en el caso de Venezuela, pero si a esta solicitud se suma al proceso de antejuicio contra el mandatario, sin ningún sentido, todo apunta a una desestabilización.

“El fracaso de Venezuela es evidente, sus argumentos son sin sentido, estos partidos solo buscan ganar protagonismo y como no han podido asumir el poder por la vía democrática, lo buscan por medio de desestabilizar”, comenta Castellanos.

 

Según el analista Luis Linares, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes), cada sector, izquierda o derecha, defiende su punto de vista, pero en Venezuela si hay “una crisis democrática porque no se respeta la Constitución”, lo cual no es solo responsabilidad del actual presidente Nicolás Maduro, pues viene desde el régimen de Hugo Chávez.

Te sugerimos leer:

Así se pronunció el Presidente un día después que el #MP presentara una solicitud de antejuicio en su contra 🤔https://t.co/MOIB7c28Yw