El pasado martes el Ministerio Público trasladó a la Corte Suprema de Justicia la solicitud de antejuicio contra el presidente Jimmy Morales. El antejuicio fue presentado por los diputados Sandra Morán y Locadio Juracán contra el presidente.

Los diputados acusan al presidente Morales de tener la responsabilidad de lo sucedido en los hechos de Hogar Seguro Virgen de la Asunción, por ser jefe de los funcionarios que se le señala en caso.

Fue sorprendente la forma y la agilidad en la que el antejuicio del presidente se procesó, pues fue un trámite rápido, mientras otros antejuicios han tardado tanto en dar marcha. La pregunta es ¿por qué tanto show? ¿cuáles son los intereses detrás de este antejuicio al presidente?

A pesar de esto, es importante considerar que hay muchas instituciones detrás que no hicieron nada por prevenir lo que sucedió dentro de este lugar y que conocían la situación del mismo.

Hubo fallos de diversas instituciones, entre ellas la Procuraduría de los Derechos Humanos la cual desde el 2012 está enterada de la situación, el Ministerio Público que conocía los casos desde el 2015 y los diferentes directores de Hogar Seguro, que han ejercido en la institución, conocido la situación del lugar y tenían la obligación de denunciar lo que sucedía dentro del mismo desde años atrás.

Es importante recordar que es fundamental que una parte del estado funcione para que la otra también, al final del día es un trabajo en conjunto y por esto existe la división de poderes, para que uno pueda fiscalizar al otro y existan los debidos frenos y contrapesos.

El problema es que el gobierno debe funcionar con cierta continuidad, es decir las dificultades que no se atienden durante un período deben ser tomadas en cuenta por el siguiente y así sucesivamente para poder reforzarlas y encontrar soluciones.

No podemos culpar a un gobierno de una situación que se conocía años atrás y que desde entonces no se había hecho nada por responderla. Es por esto importante que cada institución asuma el rol que se le otorgó, si cada quien cumpliera con lo que se les atribuye seguramente nos ahorraríamos muchas cosas.

No se puede negar que es una responsabilidad también del presidente velar por que se cumpla con el rol de las instituciones, pero estas conocen su función y deben saber cómo actuar, es por esto que es tan importante un trabajo en conjunto.

Esta semana partidos y algunas organizaciones de izquierda de Guatemala marcharon para demostrar su apoyo al régimen que existe Venezuela y al presidente Nicolás Maduro.

Este tipo de demostraciones por apoyar el régimen que existe dentro del país venezolano, pues es evidente que hay un irrespeto a los derechos humanos, es decir ¿ellos están de acuerdo con la situación que se vive en el país, a pesar de los miles de manifestaciones que existen de parte de los ciudadanos por acabar con dicho régimen?

No es nuevo decir que el sistema dentro de Venezuela es autoritario, que se ha violado la constitución y el hecho de unirse a esa causa, es apoyarla ¿es esto lo que quieren para Guatemala?

Por último, esta semana Roxana Baldetti aceptó formalmente su extradición a Estados Unidos. Nuevamente, es importante no confundir este caso con Alfonso Portillo, ex presidente que también fue extraditado. La diferencia fue que el Ministerio Público de Guatemala cedió el caso de Portillo a Estados Unidos.

Baldetti, a diferencia del ex presidente, tiene aún casos pendientes con la justicia guatemalteca. Habrá que esperar a ver que decide el Ministerio Público sobre el cargo de la ex vice presidenta.

No existe duda que su situación mejoraría en Estados Unidos, pues tendría mejores condiciones que en el sistema penitenciario guatemalteco. Sin embargo, esperemos que el Ministerio cumpla con los debidos procesos y se haga justicia, pues todo el daño al país generado por la corrupción en el gobierno Patriota ya está hecho.

Sin duda a Baldetti le conviene muchísimo la extradición, solo faltará esperar que decide el Ministerio Público sobre el caso y ver si la ex vicepresidenta corre con la suerte de ser extraditada.