*Priscilla León

Una vez, uno de mis ex me preguntó cómo podía gustarme tanto la moda sin ser talla 0. Sí, esa es la clase de hombres con los que solía (suelo) salir, pero esa es otra historia. Pues bien, igual que por el mundo hay miles de amantes del arte que no pueden pagar un Picasso, soy talla 14 y me encanta la moda. Culpen al papel brillante de las revistas de los 90, a las perlas de Chanel, a los alfileres de gancho de Versace y a los sombreros de Valentino, pero juro por Dior que hay esperanza para las que nacimos con huesos grandes y curvas, y hemos aprendido a amar nuestra barriga.

Ben Stiller GIF - Find & Share on GIPHY

Como eso de quejarme de mi cuerpo se fue casi al mismo tiempo que mi acné adolescente, la misión de Curvas de estilo es precisamente identificar esas prendas y tendencias que nos ayudan a acentuar nuestros atributos (a.k.a. sacarnos provecho). También aquellas marcas que “diseñan” para nosotras o, mejor aún, las piezas hechas para “tallas regulares” que pueden servirnos sin parecer salchichones. Vamos a ir bien vestidas a la oficina, la boda de nuestra hermana o incluso, la piscina. Lo importante es botar aquel mito de que solo podemos usar con un costal de papas, un poncho, blusones de maternidad o la ropa de nuestras madres (la de señora, no la de joven).

Little Miss Sunshine GIF - Find & Share on GIPHY

En este espacio no vamos a entrar en el debate acerca del por qué las semanas de la moda no exhiben tallas grandes, ni por qué los ángeles de Victoria’s Secret tienen abdomen plano. Aceptemos que hay gente con excelentes genes o que se cuidan mucho. Ellas tienen su estilo y nosotras el nuestro y, si estamos saludables, eso no debería ser motivo de pelea. Vamos a ofrecer soluciones y no problemas, que de eso ya está lleno del mundo.

Victoria Secret GIF - Find & Share on GIPHY

Les propongo abrazar la moda plus size, con todo lo que ello implique, y a las modelos, actrices y bloggers que ayudan a consolidar este mercado en el mundo o localmente, que las hay. Vamos a celebrar esos momentos sublimes, como aquel en que la editora de Vogue Italia, la fallecida Franca Sozzani, colocó en su portada a Tara Lynn, Candice Huffine y Robyn Lawley, tres chicas XL.  Sí, festejemos nuestros cuerpos. Puede que nos haya tocado ser la Olive (Abigail Breslin) de Little Miss Sunshine y meter el estómago delante del espejo, antes de aceptarnos tal y como somos, pero esa no es excusa para no lucir fabulosa.

 

Foto: Abigail Breslin en Little Miss Sunshine.