La terna entre los que el Congreso de la República debe elegir un Procurador de los Derechos Humanos (PDH) en Guatemala quedó integrada por Claudia López, Augusto Jordán Rodas y Ricardo Alvarado Ortigoza.

Los tres se asocian a entidades de izquierda, lo que define que la PDH continuará defendiendo con un enfoque ideológico, no de Derechos Humanos. Basta con ver que la PDH ha sancionado a entidades como Fundación Contra el Terrorismo (FTC), como lo publicó La Hora en 2013, pero no hemos visto una sola sanción contra entidades de izquierda.

¿La PDH es de izquierda?

Desde que llegó Jorge De León Duque a la PDH se percibió una aproximación a organizaciones de izquierda. Durante todo su mandato sus acciones y enfoques se percibieron de esa forma. Luego lo confirmó y dejó claro.

En una entrevista en Emisoras Unidas el 30 de enero pasado él mismo se calificó de izquierda. Dijo: “Si ser de izquierda es preocuparse por el desvalido, por el que poco tiempo, por denunciar que han miseria en este país, por denunciar que hay poca transparencia en las municipalidades, por denunciar el incumplimiento de las entidades deportivas, que no hay educación, salud… entonces sí, cualquier procurador será de izquierda”.

Claudia López

Claudia López es trabajadora de la entidad y allegada al actual PDH. Con esto solo podemos esperar una continuidad ideológica de llegar al cargo. No podemos esperar cambios radicales, como se necesitan en una entidad de esta naturaleza.

Además que ha sido denunciada por el sindicato de trabajadores de la PDH.

Augusto Jordán

Fue candidato de Encuentro por Guatemala, un partido de izquierda.

Ricardo Alvarado

Alvarado fue funcionario durante el gobierno de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE). Además se calificó abiertamente de izquierda en la entrevista que publicó Prensa Libre el 16 de junio pasado.

Cuando le preguntaron ¿Cómo se define? Respondió: “Como una persona democrática. La democracia es una ideología. El centro es más cero, no hay nada; la derecha hay ultraconservadora y derecha inteligente; y la izquierda hay aprovechada y otra consecuente. Yo podría ser de izquierda consecuente.”

 

¿Qué podemos esperar de la PDH para los próximos cinco años en estas manos? Más de lo mismo.