Esta semana, el embajador estadounidense Todd Robinson llamó a cuatro diputados “idiotas”, pues los mismos reconocieron la responsabilidad de un contrato con firma de Estados Unidos para hacer lobby en dicho país, a favor de Guatemala.

El lobby sería considerado ilegal si fuera en nombre del congreso, pero realmente fue en nombre personal, aunque de igual forma la acción no es correcta. Los insultos del embajador tampoco fueron adecuados, siendo diplomático no puede argumentar con insultos ¿en dónde queda la diplomacia?, los mismos estaban fuera de lugar.

La diplomacia conlleva habilidad, sagacidad y disimulo en las relaciones humanas, ¿será que el embajador olvidó esto? Lamentable que en Guatemala esta acción sea vista correcta, cuando utilizar insultos de forma pública no está bien.

La elección de un nuevo director del RENAP está en proceso, sin embargo, son muchas las cosas que se cuestionan en este proceso. Todos han tenido una mala experiencia con los servicios del RENAP, una institución tan importante, cuya única función es identificar a los ciudadanos guatemaltecos.

La persona que dirija esta institución debe ser capacitada y contar con requisitos especiales. A la fecha dos requisitos son los necesarios:

  1. Tener 5 años de experiencia en administración pública
  2. Ser ingeniero en sistemas

Los candidatos generalmente cumplen con el segundo requisito, cinco de las personas que compiten actualmente tienen denuncias penales. La institución maneja un presupuesto de 370 millones de quetzales, lo que hace que muchas veces sea visto como un botín y además maneja la información de 16 millones de guatemaltecos.

La función de la institución es vital, hay personas que no pueden realizar trámites por la falta de gestión de la misma. Papeleos de educación, conseguir empleo, cobrar cheques, son diligencias que necesitan de un documento de identificación que muchas veces RENAP no provee.

Es por esto tan esencial que el proceso para elegir a un nuevo director de una institución tan importante sea transparente y sobre todo que el mismo sea capaz de asumir las responsabilidades que le competen.

Hace una semana Jimmy Morales publicó un video en su página de Facebook mostrándose bastante molesto y haciendo alusión a los candados presupuestarios. Estos candados son restricciones que los diputados colocan al uso de algunos recursos del presupuesto, para que el dinero sea utilizado de forma adecuada, buscando transparencia en el uso del mismo.

La alta existencia de códigos, normas y leyes dificultan el actuar de los burócratas en la administración pública guatemalteca. Es por esto que el ejecutivo se queja de los candados presupuestarios, el problema es que es difícil gastar recursos sin romper reglas.

Es de gran importancia que temas como estos sean discutidos con seriedad, no es que no deban existir, sino que se llegue a un consenso en el cual los diputados y el ejecutivo sean capaces de facilitar su trabajo, pues es su deber que ambos poderes gobiernen de la mano y no aisladamente.

Las autoridades se quejan de no tener dinero, pero mientras tanto la infraestructura está colapsada y el país está colapsado, malas instalaciones de salud, educación y el gobierno se muestra cada vez más ineficiente en la provisión de servicios.