¿Quién no quiere las cosas gratis?

¿Quién no quisiera pagar menos?

¿Quien no quisiera ganar más?

Teniendo estas preguntas en mente abordemos el tema propuesto por el diputado Álvaro Velásquez sobre la iniciativa para regular parqueos públicos y particulares.

En la breve propuesta del diputado Velásquez se dirige, en especial, al sector comercial. Especifica Centros Comerciales, Universidades, Bancos y Hospitales.

Situación actual

Actualmente los parqueos nos ofrecen un espacio para estacionar nuestros vehículos. Nos alquilan temporalmente el espacio. Eso es un parqueo: lugar destinado a aparcar vehículos, como lo indica la RAE. Los administradores/propietarios nos alquilan un espacio de su propiedad (propiedad privada). No es un servicio como tal y por ello es común que lo reiteren con rótulos que dicen explícitamente que no hay responsabilidad en temas de seguridad.

El problema

Básicamente se resume en dos puntos:

-Hay quejas de los usuarios que en algunos parqueos los espacios se alquilan con precios muy altos.

-Se reportan robos y daños a los vehículos aparcados.

La solución propuesta

-Las primeras dos horas no se pueden cobrar, luego se establecen precios tope (artículo 7).

-Obligación de contratar seguros para los vehículos (artículo 5).

Como impacto directo inicial tendríamos esto:

-Aumento de costo de operación de ministerios para tener la capacidad de supervisar la ley (artículos 8 y 11). Aquí vale preguntar ¿se pueden erradicar los cuidadores de vehículos?

-Aumento de costos en centros comerciales y por ende afectar empresas y trabajadores.

Consideraciones

Los parqueos son propiedad privada y una ley como esta afecta directamente un derecho constitucional.

Interviene el mercado de una forma inadecuada y contraproducente.

La ley tiene pocas posibilidades de cumplirse (artículo 11).

Es una propuesta unilateral sin consenso entre los sectores involucrados, pero que atrae a todos porque ¿quién no quiere pagar menos? ¿Quién no quiere cosas gratis?

No es la primera vez que se propone

Ya existen las iniciativas 4233, de septiembre de 2010 y la iniciativa 4494 de julio de 2012. Ambas mucho más completas, pero engavetadas por diversas razones.

Es una propuesta populista

Es una medida dirigida a afectar el sector comercial, poco viable y que incluye una propuesta que solo busca popularidad.

Pareciera que este tema solo busca atraer atención y popularidad, lejos de las prioridades de país: Salud, Educación y Seguridad.